La espera por Halo: Infinite tiene a los aficionados en vilo, esperando la resurrección de la saga más icónica de Microsoft.

En la caza de descubrimientos sobre este anticipado shooter, el cabecilla de Xbox, Matt Booty, expuso ciertos detalles de lo que traerá Infinite para la franquicia Halo.

Las palabras más destacadas que se han dejado conocer de Halo: Infinite han sido que el juego es enorme y que busca expandir el mundo de Halo más de lo que se había hecho.

Inicialmente, muchos podríamos asumir que se trata de la creación de un mundo abierto, pero Booty ha sido muy cuidadoso en sus expresiones, para evitar causar falsas expectativas.

“Lo más satisfactorio es que se está buscando expandir el mundo, aunque no me atrevería a utilizar el término “sandbox”, porque si se utiliza, mucha gente asumirá todas las cosas que esta palabra representa”, explicó Booty.

Booty, en lugar de dar un calificativo a lo que 343 industries está realizando con Halo: Infinite, señaló que están diseñando y creando nuevos sistemas y opciones de gameplay que expandirán la experiencia del jugador.

La primera beta de Halo Reach para PC se ha distribuido ilegalmente

Volviendo a las raíces

El segundo elemento que Matt Booty presentó en su entrevista para el canal de YouTube de Game Informer, fue la mejora del motor gráfico que están elaborando para Infinite.

Booty explica que este estilo de gráficos (Slipspace Engine) es mucho más reminiscente de juegos clásicos de Halo más que sus últimas entregas, que estaban más homogeneizados con la media de juegos de aquel momento.

Estas serían muy buenas noticias para los fans de Halo, porque una de las necesidades que requiere Halo: Infinite es la de desmarcarse de la media que existe dentro del mundo de los shooters en la actualidad.

La mayor ventaja que tendrá este lanzamiento es que será muy probable que sea uno de los títulos bandera de la próxima Xbox Scarlett, el sistema de la próxima generación de consolas de Microsoft, pero habrá que esperar para ver.