Desde que The Elder Scrolls Online levantó cabeza, han sabido nutrir el juego de contenido ocasional desde Zenimax Studios. El cambio de suscripción mensual a un juego premium por el que se paga una vez le hizo bien a las finanzas del estudio y ahora el ritmo de lanzamiento se ha ajustado a una nueva economía.

Los DLCs se han vuelto una parte importante para mantener enganchada al comunidad y además se han convertido en el típico contenido adicional que puedes no comprar si no deseas. Estos DLCs son mucho más pequeños y baratos que las expansiones y son arcos narrativos cortos que nos dan más información de este mundo.

Muerte a la plaga

En este caso se nos viene Scalebreaker que pretende ser una pequeña secuela directa de Elsweyr, la anterior expansión. Si esta enorme expansión nos llevaba al mundo de los khajiitt y traía de vuelta los dragones, Scalebreaker es una continuación que nos dejará visitar dos nuevas mazmorras para acabar con más dragones.

Por muy majestuosos que sean, en este mundo se ve a los dragones como una plaga maligna, al menos a la mayoría de ellos. Y nuestra misión será completar estas mazmorras para obtener recompensas dentro del juego. No obstante, el DLC no solo se relacionará con dragones, ya que tanto poder a veces atrae a otros seres pensantes con intereses distintos.

Para acceder a Scalebreaker hay que pagar alrededor de US$ 25, lo cual hace más apetitosa aún esa suscripción mensual que, aunque ya no es obligatoria para jugar, se ve casi como necesaria por sus beneficios. Con ESO Plus todos los DLCs serán “gratuitos”, además obtendrás más espacio para tus creaciones, la posibilidad de cambiar de color tu atuendo, dinero y recompensas mensuales, etc.

Más abajo les dejamos el tráiler de este nuevo DLC y les recordamos que el juego y todos sus contenidos descargables están disponibles tanto en PlayStation 4 como en Xbox One y PC. Scalebreaker por su parte, estará disponible mañana.