Una de las novedades más esperadas para PlayerUnknown’s Battlegrounds ha llegado finalmente, con la inclusión de juego cruzado para consolas para este mismo año.

PUBG Corp anunció este lunes en su cuenta de Twitter que los usuarios de PlayStation 4 y Xbox One podrán jugar juntos y formar parte de los mismos listados de matchmaking sin diferencia alguna.

Esto es una noticia muy importante para el futuro de este Battle Royale y para su fanaticada de ambos sistemas, al romper una de las barreras más grandes que afectan a los títulos de competición en línea en estos tiempos.

Desde la perspectiva de los fans, el no poder conectarse de manera universal con un juego en línea por diferencias entre las compañías de cada consola es un obstáculo muy molesto que solamente unos pocos juegos han logrado superar.

Actualmente, solo Rocket League y Fortnite son los únicos juegos con juego cruzado en todos los sistemas en los que está presente, juegos como Minecraft mantienen ciertas restricciones de sistema y la mayoría de títulos, por ejemplo Diablo 3, están absolutamente encerrados en cada plataforma.

PlayerUnknown’s Battlegrounds sigue la estela de su rival Fortnite, quien ha logrado superarlo en alcance en muchos sistemas, pero que a la vez carece de alcance en otros renglones.

Si bien Fortnite genera más dinero y noticias en el mercado occidental, en naciones como India, Pakistán y el sureste asiático, PUBG gobierna sin discusión. La gran diferencia está en los requerimientos de sus versiones móviles, en la que Fortnite no ha podido competir en esos mercados.

Ahora con esta posibilidad de juego cruzado entre consolas, PlayerUnknown’s Battlegrounds lanza otra vez al aire su grito de guerra y busca llegar a más personas en esta reciente temporada con la que busca coronar el año 2019.