Nintendo tiene la reputación frente a los gamers de ser una compañía afable y de actitud positiva hacia sus jugadores, pero sus abogados no se andan con rodeos.

Recientemente, según reporta Eurogamer, se ha escrito un nuevo capítulo en las batallas legales ganadas por la casa japonesa de videojuegos, al obtener una decisión en el Reino Unido para negar acceso en sus proveedores a sitios web que promueven la piratería de Nintendo Switch.

Una de las espinas más constantes en el costado de Nintendo en los últimos años es el establecimiento de programas independientes que modifican el contenido del software de sus consolas, específicamente Nintendo Switch.

Por años han empleado su brazo legal para la protección de su propiedad intelectual en contra de hackers y modders, quienes consideran que no tienen lugar en los sistemas Nintendo.

La victoria que obtuvieron en las cortes fue la de ordenar a los proveedores de internet Sky, BT, EE, Talktalk y Virgin Media que bloquearan el acceso a portales web que presentaran, auspiciaran o publicitaran el desarrollo de sistemas piratas de Nintendo Switch o programas de hackeo a su sistema.

Pokémon Sword & Shield recibe nuevas funcionalidades

Nintendo vs piratería. Una antigua batalla

Aunque Nintendo siempre ha tenido que lidiar con copias pirateadas de sus juegos desde que lazó la NES en los 80, el verdadero duelo comenzó con la proliferación de ROM Hacks de sus juegos para PC.

Al digitalizar los datos que se encontraban en los artículos originales, esencialmente se podía tener la librería entera de sistemas del pasado en una computadora, lo cual elevó durante años la proliferación del retrogaming.

Nintendo ha combatido estos portales desde hace años, principalmente cuando decidieron tomar control de sus propiedades intelectuales y lanzar sus juegos del pasado a su propio ritmo (un ritmo increíblemente lento).

El primer quiebre se dio hace años, cuando por amenazas a particulares de acciones legales, logaron el cierre de muchos portales de distribución de ROMs en todo el mundo. Pero ahora se avocan a proteger su sistema actual y los potenciales hackeos que pueda sufrir, con sus abogados listos para atacar en la primera oportunidad.