La saga de relanzamiento de los X-Men llega a su etapa final, colocando las piezas en posición para su desenlace en las próximas dos semanas.

Lejos de ser un reboot de ideas convencional, esta versión de los X-Men está plenamente consciente de su historia, éxitos y fracasos, y buscan cambiar el mundo para toda su especie. Una cosa es segura, los cambios que ofrecen los mutantes van a alterar el universo Marvel mucho más de lo imaginado.

Previamente en X-Men

Xavier y Magneto continúan en su búsqueda de aliados clave para desarrollar su plan, tanto en el pasado (Mr. Sinister), como en el presente (Cypher).

Mientras que el villano busca recopilar toda la data genética de la especie mutante a cambio de almacenarla para el uso de Xavier, el traductor mutante Cypher es comisionado con la tarea de desarrollar, junto con Krakoa, un idioma nuevo para establecer una cultura única para la especie mutante.

En House of X #5 se develó finalmente el destino de los X-Men fallecidos en la batalla de La Forja, volviendo a la vida tras un proceso de combinación de varios poderes y la restauración de su anima a cargo de Xavier.

Con los héroes de vuelta, Krakoa logró el objetivo de establecerse como una nación soberana en la ONU, con una serie muy baja de votos en contra por razones políticas, incluyendo a Wakanda y Latveria, quienes no tienen tratos con mutantes por razones muy diferentes.

Finalmente, los X-Men dan el paso definitivo y abren las puertas a todos los mutantes, específicamente a quienes han sido sus enemigos durante años. Todos, sin excepción, agachan la cabeza y se someten a las leyes de Krakoa, descartando sus necesidades y deseos para defender su tierra.

Parte 1: Haciendo realidad lo imposible

Comenzamos en el pasado (X-Men: Año Uno) donde Charles Xavier se reúne con un viejo conocido y recordado personaje de los X-Men, Forge.

Compartiendo un trago, ambos discuten sobre los cambios que Xavier pretende construir para Cerebro, tras cuatro generaciones desarrolladas entre Xavier y Hank McCoy (Beast), pero en este caso se trata de algo más osado y fuera de su actual nivel de habilidad.

Fiel a su carácter, Forge dice que no existe nada que no pueda construirse, sino que el único límite real es que se tengan los requerimientos para llevarlo a cabo. Charles confirma que disponen del material necesario.

Entramos entonces en la discusión que había despertado revuelo el número anterior. La habilidad de Cerebro para crear un respaldo digital de la mente de un mutante y poder colocarla en un nuevo cuerpo para, de ser necesario, que vuelva a la vida.

Forge ve dos problemas en este plan. En términos micro, la redundancia de las mentes, al tener que actualizarse de manera constante porque cada persona está en constante cambio y aprendizaje, y con un volumen creciente de mutantes, esta redundancia puede incrementarse.

Y en términos macro, necesitarían mucho respaldo para información de carácter tan delicado. Xavier, sonriendo, dijo que como mínimo serían 5 respaldos y explicó a Forge que tendrían el respaldo de una fuente de energía del Imperio Shi’ar. Así comienza la construcción del nuevo Cerebro.

Parte 2: La Reina Blanca y el Rey de los Océanos

Volvemos a la época del presente (X-Men: Año Diez), con Xavier y Magneto reuniéndose con Emma Frost, la Reina Blanca de la Hellfire Corporation y una de las telépatas más poderosas del mundo.

Sorprendida por verlos juntos, Emma considera que están a punto de pedirle un favor que podría ser muy heroico o muy loco. Obviamente, la idea de una nación soberana de mutantes es un plan demencial para Emma.

Gritándole a Magneto que él, de todas las personas del mundo, deberían saber que es una mala idea crear otro Genosha, demanda exaltada saber que puede ser diferente en esta ocasión.

Charles explica que, gracias a el desarrollo de medicinas en Krakoa, pueden lograr la soberanía y que, en el futuro, pueden traer de vuelta a los mutantes que fueron exterminados.

En Krakoa, la que fuera líder de los X-Men en los últimos años, decide colaborar con el establecimiento de esta nación. Xavier y Magneto explican que necesitan que la Hellfire Corporation sea la distribuidora de las medicinas que Krakoa produce para los países que reconozcan la soberanía de este nuevo país.

Además, servirán como facilitadores de transferir mutantes de estos países hacia Krakoa, a cambio de 50 años de exclusividad para la corporación y, más importante, dos asientos en la nueva Junta de Gobierno para Krakoa.

Ryan Reynolds conversa con Jimmy Fallon sobre el futuro de 'Deadpool 3' en Disney

Emma cuestiona el porque de los dos asientos, y le explican la necesidad de traer de vuelta a Sebastian Shaw, el antiguo líder del Hellfire Club. Shaw tendrá el rol de lidiar con los países no alineados para contrabandear las medicinas de Krakoa y sacar a los mutantes de esos países.

Visiblemente enojada, Emma Frost acepta bajo la condición de tener un tercer asiento de los doce de la junta.

Pasamos a la invitación que Xavier realizó a los mutantes que se presentaron en Krakoa en House of X #5, llegando a la conversación de Charles con una de las figuras que aún no llegaba a escena, Namor The Submariner, Rey de Atlantis.

Uno de los primeros mutantes en darse a conocer al mundo escucha los argumentos de Xavier y ve con agrado que finalmente acepte la superioridad de la especie mutante, pero, fiel a su propio ego, rechaza a Charles porque cree que sus convicciones no son lo bastante duras.

Parte 3: Ascensión aún más elevada

Finalmente, 1000 años en el futuro (X-Men: Año Mil), Phalanx aceptó la Ascensión de la especie post-humana y extendió las condiciones de este proceso. Comenzando con la destrucción del cuerpo del Anciano que había preparado el acuerdo.

Con su mente digitalizada en Phalanx, el Anciano vivirá para siempre a pesar de la muerte de su cuerpo. Librarian y Nimrod discuten el razonamiento de Phalanx, especulando que Phalanx es mucho más que una Inteligencia Suprema, sino que, siguiendo lo que llaman la Teoría Titán.

Esencialmente, la profundidad de Phalanx se expande constantemente y con la absorción del conocimiento acumulado del mundo podrían alcanzar un nivel mayor de superioridad, al convertirse en una singularidad universal que trascienda los poderes de casi todos los seres en el universo, salvo Galactus el Devorador de Mundos y la fuerza Phoenix. Le teoría explica que en este punto, se alcanza un nivel canónicamente de ser supremo.

Nimrod señala que el costo de hacer eterna la inteligencia terrícola sería la aniquilación de toda la vida en el planeta y la destrucción completa del mismo.

Veredicto

Otra obra de varios actos en esta saga y con variados niveles de interés que analizar.

En primera instancia, la conversación entre Charles y Forge es tan reveladora como agradable, mostrando el lado estratégico de Xavier para convencer a Forge de hacer algo esencialmente imposible y hasta poco ético.

La habilidad mutante de Forge de entender el funcionamiento de cualquier maquinaria lo hacen el más indicado para construir este nuevo Cerebro que cambiará el concepto de la vida mutante.

Este giro es extraordinario, al punto de que trasciende aún más en su tecnología, según el apéndice del cómic, con una fuente de energía natural sostenida por Krakoa.

El debate entre Emma Frost, Xavier y Magneto es un momento especial dentro de toda la serie, denotando toda la evolución de Emma como personaje, sin desconocer en ningún momento la importancia de su pasado como villana y su redención como X-Men.

El que se volviera a unir a los X-Men y que conformara parte del aún desconocido gobierno de Krakoa es un punto muy interesante de historias que podrán llegar a los X-Men, así como el regreso del malvado Sebastian Shaw.

El futuro sigue siendo tan extraño como en la primera vez, con la especie post-humana (evolución de los mutantes) y la búsqueda de la ascensión al plano más alto de la existencia universal y el tener que lidiar con esta nueva versión de la Phalanx.

Lo que antes era simplemente un virus tecnorganico, ha sido reconectado como un ser de Inteligencia Suprema que se alimenta de otros cúmulos de inteligencia inferior y los hace parte de su propio ser. La aspiración de los líderes terrícolas es que Phalanx lleve a esta cultura a ser parte de esta Inteligencia Suprema, sin importar el costo que esto conlleve.

Aún queda por ver como se llega de la nueva sociedad mutante a un futuro en donde la tierra aspira a evolucionar más allá de las estrellas.

Quedan solo dos números de esta saga, con el cierre de House of X #6, que estaremos analizando la próxima semana.