Llegamos a la recta final de la miniserie House of X que, con su serie hermana Powers of X, relanza a los mutantes de Marvel a una nueva dimensión.

Tras seis números de trepidante acción, tensión sociopolítica y múltiples facciones a lo largo de diversas épocas, la nueva visión de los mutantes en el Universo Marvel se acerca a su clímax.

El equipo creativo encabezado por Jonathan Hickman en el argumento, y Pepe Larraz, Marte Gracia y David Curiel a cargo del arte pusieron un sello distintivo a esta serie que será tomado muy en cuenta en el futuro de la franquicia.

Previamente en X-Men

En House of X #5 se vio como la nueva visión de Charles Xavier toma una forma mucho más concreta al lograr la soberanía de Krakoa como una nación oficialmente reconocida por la ONU, a cambio de poder distribuir las medicinas mágicas que Xavier ha desarrollado en la Isla Mutante.

Posteriormente, los antiguos enemigos de los X-Men, encabezados por Apocalypse, Mr. Sinister y Exodus, se someten a las leyes de Krakoa, descartando sus deseos personales por el bien de la especie mutante.

Detalles de esta reunión fueron mostrados en Powers of X #5, donde Emma Frost es convencida por Magneto y Xavier de ser la pieza clave para el intercambio de intereses entre humanos y mutantes, así como una miembro del Consejo de Gobierno de Krakoa, quienes determinarán las leyes de esta nueva nación.

Parte 1: Compromiso total

Comenzamos un mes antes de los más recientes acontecimientos, en el espacio oculto de Krakoa, denominado Moira’s No-Space, se encuentran Charles, Erik y Moira X, quien aparece por primera vez en esta línea temporal. Es la primera vez que Charles aparece sin su casco de Cerebro.

El telépata más poderoso del mundo confirma que están a punto de entrar al punto de no retorno, por lo que se requiere un compromiso total de parte de los tres. Moira accede sin mucha expresión, pero Erik le asegura a Charles que a partir de este momento toda su rivalidad queda enterrada para siempre.

Xavier toma a Cerebro y lanza un mensaje telepático a todo el mundo. Un mensaje de esperanza.

Explica que, a partir de ese momento, los medicamentos que había desarrollado para beneficiar a la humanidad entrarán en distribución.

Pero este beneficio no será un regalo, debido a que la humanidad, incluso sus elementos más nobles, no se lo han ganado, al haber mirado a un lado ante el genocidio de la raza mutante.

El precio que demandan los mutantes es el reconocimiento oficial de Krakoa como una nación soberana y que todo mutante tendrá al nacer la nacionalidad de Krakoa, y como tal no podrá ser juzgado por leyes humanas de ningún país.

Xavier afirma que los mutantes son una inevitabilidad evolucionaria y serán quienes hereden la tierra.

Parte 2: Las leyes fundamentales

En el presente, el Consejo de Gobierno inicia su primera sesión. 14 sillas para los mutantes más influyentes del mundo, distribuidos en tríos que representan las estaciones del año y coronados por la presencia de dos escaños más. Siendo estos:

  • Verano: Jean Grey, Nightcrawler y Storm.

  • Primavera: Emma Frost (White Queen), Sebastian Shaw (Black King) y el espacio vacío de Red King.

  • Invierno: Mr. Sinister, Exodus y Mystique

  • Otoño: Professor X, Magneto y Apocalypse

  • Krakoa: Cypher y Krakoa

Con los asientos ocupados, se da inicio al primer acto de este nuevo gobierno, que Nightcrawler señala como el acto más antiguo de todo régimen, un juicio.

Victor Creed, conocido como Sabretooth, había estado apresado hasta este momento tras haber sido capturado en la misión que tuvo con la Hermandad de Mutantes en House of X #1. Tras una contenciosa extradición, el salvaje mutante está frente un juzgado de sus iguales.

'Marvel Agents of S.H.I.E.L.D.' devela fecha de estreno de su temporada final

Antes de determinar su destino, el Consejo elabora los reglamentos bajo los cuales se regirá a la nación. La primera visión que definen es la de que el homicidio no puede ser tolerado, ni siquiera para humanos, salvo que se trate de legítima defensa.

Sebastian Shaw considera que este tema es irrelevante y busca tocar el tema de la propiedad y la riqueza que habrá en Krakoa, siendo cerrado por Cypher, quien señala que Krakoa no es una propiedad sino un ser vivo.

Exodus le da un punto más idealista al debate al señalar que Krakoa es el Edén para la especie y que no debe mancillarse bajo ningún concepto.

Finalmente, Mystique busca atacar la fe de Nightcrawler al preguntarle qué diría su dios al respecto. Kurt responde que en esta nueva tierra la ley sería “creced y multiplicaos”, por lo que deben crear más mutantes. Fundando así las tres leyes fundamentales de Krakoa.

El Consejo finalmente vota sobre el destino de Sabretooth, uno tras otro declarándolo culpable, con diversos grados de interés. Su sentencia es al exilio, pero como no pueden devolverlo al mundo, Krakoa lo encierra dentro de lo más profundo de su suelo, vivo pero inmóvil. Predeciblemente, Creed jura vengarse.

Pero en Krakoa es tiempo de celebración, y el Consejo se une a las festividades a su propia manera. Wolverine comparte una cerveza con su viejo enemigo Kenuchio Harada, Jean Grey se une a Emma Frost y Cyclops celebra con su hermano Havok.

Apocalypse se sienta en las sombras de manera reflexiva, contemplando a Xavier y Magneto, quienes como una pareja feliz simplemente dicen “Mira lo que hemos logrado”.

Veredicto

El número final de House of X es uno de los menos movidos en términos de acción y emociones de la serie, componiéndose esencialmente de escenas de dialogo donde se definen elementos trascendentales de esta nueva nación.

Pero el poder que cargan estas escenas no puede ser puesto a la ligera, puesto que somos testigos de una mecánica nueva para esta franquicia.

La escena inicial, que marca el punto de no retorno para Xavier y compañía, deja ver rastros de ese resentimiento que se fue alimentando durante años entre el Universo Marvel “normal” y el mundo mutante, al hacer referencia a la indolencia de héroes como los Avengers y Fantastic Four hacia el genocidio de su especie.

Con una extensa conversación sobre leyes y poder, que podría compararse a las escenas del Small Council en Game of Thrones como su punto más cercano, los pilares de la especie mutante muestran una química entre ellos bastante original y agradable.

Hickman ofrece una visión más fresca de personajes clásicos como Mr. Sinister, Exodus y Apocalypse, así como los puntos de vista de Nightcrawler, Jean Grey y Storm como miembros del Consejo, coronando todo con el juicio a Sabretooth y el brillante final de la celebración por el éxito que han logrado, un futuro brillante.

Pero aún queda un número más, y en un solo cómic todo puede irse al abismo. Los X-Men no suelen tener finales felices en los últimos tiempos, y en esta oportunidad sería un autentico desastre si otro evento cataclísmico arruina su felicidad una vez más. Esperemos una semana más para Powers of X #6, el final de las series hermanas que pretenden reinventar a los X-Men.