Ya es más que bien sabido en estos momentos que Blizzard no está teniendo la mejor imagen pública gracias al caso de Blitzchung.

Pero esta situación está trascendiendo las redes sociales y está llegando a sus fueros internos, al presentarse ayer una protesta pacífica de sus propios empleados hacia la compañía.

En la sede principal de Blizzard, bajo la sombra de la estatua del orco cabalgando su lobo huargo, empleados de diversos sectores presentaron una educada protesta hacia Blizzard, utilizando nada menos que sus propios estatutos internos.

Los principios que Blizzard presenta a sus empleados “Think Globally” (Piensa Globalmente) y “Every Voice Matters” (Todas las Voces son Importantes) fueron escritos al pie de la estatua.

El simbolo de Hong Kong

Posteriormente se mostró una foto en Reddit de parte de un empleado anónimo de Blizzard, donde capturaba a cerca de 30 personas enarbolando diversos paraguas en solidaridad con Hong Kong.

Blizzard employees standing with hk from hearthstone

El paraguas se ha convertido con el paso de los meses de tensiones, protestas y represión, en el símbolo utilizado por los protestantes de cara al mundo, siendo replicado en diversas partes del planeta como apoyo.

Stream de Hearthstone devela su carta más peculiar

Obviamente buscando mantener su anonimato, estos grupos de empleados de Blizzard se manifiestan en contra de la decisión de suspender a Blitzchung, la que ven como una entrega hacia los socios chinos de la compañía.

Pero no solo fueron empleados formales de Blizzard quienes participaron en protestas, sino que un grupo de jugadores colegiales de Hearthstone también se manifestaron en streamings oficiales en favor del boicot y pidiendo libertad para Hong Kong.

American University Hearthstone team holds up "Free Hong Kong, boycott Blizzard" sign during Collegiate Hearthstone Championship. Blizzard quickly cuts their broadcast. from hearthstone

La transmisión se cortaría rápidamente, pero el video se mantiene en línea y la actitud de los jugadores ha sido mayoritariamente en respaldo a su colega de Hong Kong, quien había manifestado para The Guardian que no se arrepiente de su protesta.

Este tema continúa, y Blizzard no parece tener una respuesta clara sobre qué debe hacer para apagar este fuego que los empieza a quemar.