Google Stadia quiere volver a ser el tema de conversación en el escenario de los videojuegos, y ciertas declaraciones lo demuestran.

Madj Bakar, Vicepresidente Senior de Ingeniería de Google, es uno de los cabecillas responsables de este proyecto de Cloud Gaming y confía plenamente en el objetivo del sistema.

En una entrevista para Edge magazine, Bakar afirmó que Google Stadia superaría a las consolas y PC en términos de velocidad y respuesta.

“Principalmente, creemos que en un año o dos tendremos juegos que correrán más rápido y tendrán mejor respuesta en la nube de lo que podrían tenerla de manera local, sin importar lo poderoso que sea el sistema”.

La manera de alcanzar este utópico resultado, sostiene Bakar, que será posible con el desarrollo de la tecnología de streaming que Google está desarrollando en sus laboratorios.

Google tiene una enorme confianza en que van a superar todos los obstáculos que hoy conocemos con los juegos en línea y que su nube va a ser la respuesta a este desarrollo.

Google Stadia solo promete

A pesar de la confianza y del alardeo de las ventajas que Google Stadia traerá al mundo de los videojuegos, la compañía realmente no tiene nada en que sustentarse salvo su palabra.

Rockstar habría abandonado GeForce Now en favor de Google Stadia

En muchos titulares y entrevistas podemos ver que representantes de Google prometen, afirman, declaran y señalan las ventajas que su sistema traerá y, cuando reciben el escrutinio de personas dentro del mundo de los videojuegos, retroceden a una postura de cierta petulancia.

En el tema de Stadia, Google desarrolló una postura de “tienen que confiar en nosotros, nuestros sistemas siempre son los mejores” ante preguntas como “¿de qué manera van a manejar los errores de conexión, especialmente en territorios donde el ancho de banda es limitado?”.

Google Stadia, y el Cloud Gaming en general, tienen cierta reticencia en la comunidad gamer, al considerar que no son capaces ofrecer alguna garantía real a sus consumidores, y resulta alarmante como todas las compañías de juegos persisten en llegar a este tipo de modelos de sistemas.