A Mei Ling Zhou no le gusta pelear, pero está dispuesta a hacer lo que sea por defender la justicia y las causas justas.

Esa es la sinopsis de la popular heroína de Overwatch, que armada con su pistola congeladora, enfrenta a sus enemigos con gran habilidad y decisión.

Pero los actos recientes del mundo real parecen haber llamado a la heroína de China a convertirse en algo más peculiar y diferente: un símbolo para la democracia moderna.

Cuando Blizzard determinó suspender a Chung Ng Wai, conocido como Blitzchung, por expresar su punto de vista sobre las protestas de Hong Kong frente a las cámaras de sus transmisión oficial, despertó un fuerte rechazo hacia la compañía.

Mientras que muchos hablaron de boicotear la BlizzCon 2019, usuarios en redes sociales prefirieron tomar la creativa decisión de emplear a Mei como una imagen nueva para la resistencia de esta región.

Propósito doble

La idea general, más allá de crear un meme muy adecuado y puntual, es la de generar un efecto dominó que si pueda afectar a Blizzard de manera real en lugar de solamente simbólica.

Blizzard inicia período de pruebas público de Hearthstone Battlegrounds

Si Mei se convierte en un personaje referencia para los manifestantes de Hong Kong, obligaría al gobierno chino a tener que prohibir al personaje o incluso el juego por completo por presentar elementos ofensivos al estado.

Usuarios de Reddit y Twitter que habitan en Hong Kong se han avocado a esta labor, convirtiéndose en el evento de moda para muchos fans y personas que desean que Blizzard se haga responsable de su error por suspender a Blitzchung.

Hasta los momentos, Blizzard no ha tendido ningún puente con el jugador Blitzchung o ha buscado resolver esta situación, prefiriendo dejar a que pase y lidiar con las consecuencias.

Ahora, BlizzCon 2019 trae consigo un tremendo peso producto de esta situación, con una potencial ancla que obligue a los asistentes al evento como a los participantes de eventos de Esports a tener que morderse la lengua. O, en cambio, que Blizzard tenga que enfrentarse a una horrible protesta dentro del marco de su evento anual más importante.