Tras una larga espera, hemos llegado. Esta semana se estrenó el tan esperado cierre de la nueva historia que trae una nueva visión de los mutantes al universo Marvel.

Powers of X finaliza su historia que, junto con su serie hermana House of X, buscaba revitalizar el concepto de los X-Men y crear un nuevo status quo para los personajes más queridos de generaciones de fans.

Las expectativas habían sido muy altas para la obra de Jonathan Hickman, pero el autor se mantuvo fiel a su estilo de jugar con las líneas temporales y de crear un mundo nuevo sin negar los años de historia de la franquicia.

Previamente en X-Men

La raza mutante establece su nueva nación Krakoa, la isla mutante que le ha otorgado la capacidad de brindar a la raza humana de medicamentos para eliminar las enfermedades más importantes del mundo.

A cambio exigieron la soberanía de su país y el respeto a la vida de todos los mutantes, declarando que los mutantes son la próxima etapa de la evolución humana y que heredarán la Tierra.

En Krakoa, se reúne el nuevo Consejo de Gobierno, compuesto de doce de los mutantes más poderosos que accedieron a formar parte de esta nueva nación. Su primera acción es determinar las primeras leyes de su nación.

Una vez decididas, se emprende el juicio a Victor Creed, alias Sabretooth, asesino confeso y sin ningún remordimiento, siendo condenado a vivir inmovilizado dentro de las raíces de Krakoa en oscuridad total por el resto de sus días. Tras el juicio, los gobernantes se unen a la gran celebración de la creación de este nuevo edén.

Mientras tanto, 1000 años en el futuro, Librarian y Nimrod cuestionan el destino final de la especie post-humana, que serán absorbidos por Phalanx y ascenderán a un plano superior como parte de una entidad divina, teniendo que renunciar a su individualidad y abandonar sus cuerpos.

Parte 1: Los mundos se encuentran

Volvemos a una de las escenas iniciales de toda la saga, Charles Xavier caminando en la feria de fenómenos y encontrándose con Moira MacTaggert. Toda la escena se repite como la primera vez, pero podemos ver lo que Moira le muestra a Charles en su mente.

Pasamos a 1000 años en el futuro, con Librarian entrando a su reserva de criaturas del pasado y es inmediatamente atacado por uno de ellos, nada menos que Wolverine.

Librarian lo elude con facilidad, explicando que antes de que él pueda pensar en moverse, ya tiene planeadas las contramedidas para abatirlo. Sin embargo, Librarian solo quiere hablar.

Wolverine explica que los mutantes de esta reserva están pensando en su libertad, pero Librarian dice que eso no existe puesto que ellos nacieron en la jaula, Logan, sin embargo, insiste en su punto.

La conversación se extiende mientras esperan por Moira X, quien ha sobrevivido sin alteraciones físicas al igual que Wolverine. Librarian afirma que la razón de que han permanecido vivos es porque él los ha estudiado todo este tiempo.

Lamentablemente para todos, el tiempo se les está agotando.

Librarian explica toda la situación. Phalanx acordó ascender a la especia post-humana a un estado evolutivo superior, transformando su conocimiento combinado en inteligencia artificial y trasladándolo a un Dominion, una inteligencia divina que puede trascender galaxias enteras. A cambio, ocurrirá la destrucción de la Tierra y de toda la individualidad que allí exista.

Asombrados, Moira y Logan se dan cuenta de que el mundo terminará mañana y no tienen idea de que hacer. Librarian planea sacarlos del planeta y darles la oportunidad de salvar la tierra, dado que tiene dudas sobre el valor de este plan.

Al morir Moira, la realidad se reiniciaría, pero ocurre una potencial singularidad. Si Moira muere después de que Librarian sea absorbido por Phalanx, la entidad Dominion tendrá conocimiento sobre Moira y su poder y buscará aniquilar esta singularidad permanentemente. Si ocurriera antes, podrían solucionarlo.

Wolverine, en un arrebato, afirma que simplemente acabarían con los humanos antes de que se entregaran a las máquinas y finalizar el problema. Librarian explica que los mutantes nunca vieron lo que tenían en frente, que siempre creyeron que eran el estado final de la evolución humana.

En términos de la naturaleza evolutiva, los mutantes son la siguiente etapa evolutiva, adaptados a su entorno. Sin embargo, los humanos decidieron romper con las reglas naturales y aplicar la ingeniería genética para acabar con la raza mutante.

Bajo el término Homo Novissima, se conformó la especie post-humana, mientras los X-Men y el resto de los mutantes desperdiciaron sus fuerzas luchando contra los Sentinels y Nimrods por décadas, dándoles tiempo de recrearse por completo y ganar la guerra.

'Star Wars: The High Republic' sufre retraso en su lanzamiento

Moira no vio venir esta información y, en consecuencia, Librarian decide tomar la Ascensión como el camino correcto, dado que los mutantes no pueden darle lo que desea. Wolverine aprovecha el momento para matarlo.

Logan y Moira concuerdan que harán algo al respecto, y Logan mata a Moira una vez más, para reiniciar toda la realidad.

Parte 2: Rompiendo las reglas

Toda esta visión del futuro le llega a Charles como un golpe monumental, al descubrir que al final de todo, siempre van a perder. Según la mente de Moira, los mutantes a la larga siempre terminan perdiendo el conflicto al final.

Moira y Charles comparten un momento en el que le explica que en todas sus vidas ha habido una constante, Charles nunca ha cambiado su manera de pensar. Aunque Xavier agradece el comentario, no es un halago.

La personalidad positiva y respetuosa de Charles Xavier es la regla final que Moira debe destruir para poder ganar en esta oportunidad.

 

“Has tenido el sueño equivocado todo este tiempo, Charles. Y es hora de que despiertes”

 

Pasamos a Krakoa, al Moira’s No-Space, donde Xavier y Magneto se reúnen con Moira para conversar sobre la conformación del Consejo de Krakoa.

Moira tiene reservas con la demora de Emma Frost de presentar a su Red King y completar la cuarta parte del gobierno que le corresponde a Hellfire, pero Charles la tranquiliza, explicando que Emma Frost está comprometida con la causa y tendrá a sus subalternos sometidos.

Xavier y Magneto muestran su confianza en sentarse junto a Apocalypse en su mismo sector, mientras que Jean Grey, Nightcrawler y Storm harán lo mejor para el beneficio de Krakoa.

Pero los problemas habitan en la mesa del Invierno. Sinister es un riesgo, pero es necesario para la supervivencia del ADN mutante (como se ha visto en números pasados). Exodus, líder de los Acolytes, es un fanático con la ideología de destruir a los humanos, pero su poder e influencia también es necesario.

La cuestión más llamativa es, sin embargo, Mystique. Para acceder a que formara parte de todo este plan, ella solicitó como pago que le fuera restituida Destiny, su antigua compañera en la Hermandad de Mutantes.

Moira no puede aceptar esta condición, al no tener ninguna confianza en esta mutante que puede ver el futuro y que podría echar abajo todo el plan si devela la verdad sobre Moira y la situación de que los mutantes siempre pierden.

Charles le asegura que siempre perdían pero que ahora será diferente, porque gracias a ella, ellos son diferentes. Gracias a Moira, son las herramientas perfectas para una era imperfecta, pero es momento de que confíen en ellos.

Finalmente, en la celebración de Krakoa, Xavier y Magneto conversan confiados sobre el futuro de su nación, dispuestos a dar su vida por ella y estando listos para la casi segura guerra que ocurrirá en el futuro.

Veredicto

Powers of X #6 pone el broche de oro al nuevo status quo de los mutantes en el universo Marvel, marcando el punto de partida para lo que será una nueva hilera de series que narrarán las aventuras de los mutantes en este entorno.

La exposición final de que los mutantes serán aniquilados por la misma humanidad que decidió abandonar la adaptación natural y modificar su ADN para convertirse en súper humanos es un gancho que conecta esta nueva serie con el legado de la legendaria historia Days of Future Past.

El principal enemigo de los mutantes siempre han sido los humanos, quienes nunca dejarán de ir a destruirlos y de tomar decisiones horribles para no aceptar la naturaleza de los mutantes.

El ego de Librarian es lo que finalmente demuestra que por mucha evolución que dicen tener, los post-humanos tienen tanto amor propio que cuestionan el valor de su propio deseo de ascender a un plano superior si tienen que dejar de existir físicamente.

Gracias a Moira X, este futuro queda negado y los mutantes tienen una oportunidad más de salvar a la raza, cumpliendo con su idea de romper con todas las reglas, especialmente la de hacer a Charles Xavier una persona diferente a la que ha sido siempre.

Hickman le devolvió a la vida a X-Men con estos conceptos, un reinicio que le da a Marvel un período de trabajo dentro de sus páginas para crear el argumento necesario para resucitar a la franquicia en el MCU.

Próximamente, analizaremos los nuevos cómics que X-Men traerá para esta nueva generación, donde el límite es el cielo.