Otro buen día para hablar de la confianza que genera Google con su plataforma Stadia, al darse a conocer ciertas condiciones de su mando inalámbrico.

El bonito controlador de color blanco prístino tendrá en su etapa inicial una importante advertencia en su lanzamiento: solo será inalámbrico con Chromecast TV.

Para el resto de los sistemas en los que se quiera utilizar Stadia se tendrá que apelar al cable USB-C que incluirá el mando con su compra, algo que para muchos no será más que una pequeña incomodidad.

Sin embargo, esto rompe con la promesa inicial de la plataforma, que sostuvo que Stadia tendrá una conexión constante con los servidores de Google y que no habría que sincronizar el mando al cambiar de dispositivo, para así jugar en cualquier sistema constantemente.

Esta situación fue verificada en una publicación de Reddit, presentada por el portal IGN, en la que explicaron que al estar conectado en su cable USB, el mando funcionará como uno normal dependiendo del sistema en que se encuentre y del juego en cuestión.

Confianza en Google

En editoriales anteriores se han expuesto varias de las reservas que se tienen de cara a plataformas de Cloud Gaming en general y Google Stadia en particular, y la poderosa compañía hace poco por disipar estos miedos.

Sega presenta el Fog Gaming como su gran novedad para el futuro

Google está sosteniendo al proyecto Stadia principalmente con su palabra y nada más. Su actitud de “confíen en nosotros” sin ofrecer mayores garantías de lo que este sistema puede ofrecer realmente comienza a rayar un poco a los jugadores.

Situaciones como esta limitación inicial del mando de Stadia, hacen que el sistema y la compañía toquen un poco la tierra y tengan que dar información sustentable en lugar de solo promesas.

En este caso, Google comentó a The Verge que en estos momentos están trabajando en manejar la conectividad a la perfección con Chromecast TV por ser un sistema que conocen a la perfección, la idea de esto es perfeccionar el sistema una plataforma a la vez y poder cumplir con su mando inalámbrico en su versión final.

Por los momentos, Google Stadia sigue siendo un gran salto al vacío con solo una promesa de que habrá un colchón de protección al final de la caída, veremos en el futuro qué tan real es esta promesa.