Una llamativa postura en torno a los Esports está teniendo lugar en territorio español, al conocerse la eliminación de Counter Strike: Global Offensive de su sistema colegial.

En días recientes se anunció que CS:GO será eliminado del catálogo de juegos de ciertas instituciones que conforman University Esports, el extenso programa universitario en el que estudiantes podrán participar en competiciones de videojuegos.

¿Cuál es el razonamiento? Pues Counter Strike: Global Offensive es muy violento. Según organizaciones que representan al área de Cataluña, el First Person Shooter de Valve representa una serie de “contravalores” con los que no pueden comulgar.

Resulta llamativo que esto solo se presente en las universidades catalanas, y que estos “contravalores” no sean definidos de manera explicita en los comunicados oficiales de estas organizaciones.

Para el resto de las regiones que componen University Esports, CS:GO se mantiene en su sistema, por lo que al menos estos jugadores no se verán afectados por esta medida.

¿CS:GO es ultraviolento?

Resulta peculiar el uso de la carta de la violencia en este caso de cancelación de un programa de Esports, puesto que Counter Strike no es exactamente una serie destacada por su nivel de violencia.

COI y Capcom se asocian para realizar torneos de 'Rocket League' y 'Street Fighter V'

En un mensaje de Discord que se hizo público, se develó que la Esport Catalá Universitari, comisión que representa a la región de Cataluña en University Esports, determinó que para “proteger su imagen” debían cancelar un juego cuyo contenido implica “situaciones reales”.

Este tipo de determinación es consonante con la postura de autoridades de organizaciones como el Comité Olímpico Internacional, que separan a los juegos violentos de la denominación de Esports y que, por ende, no tienen cabida en el mundo de los deportes.

Pero el empleo de frases como “contravalores” puede abrir un debate mucho más político que se relacione con la actualidad del territorio catalán, que se encuentra en una situación de dificultad social.

Los verdaderamente afectados son los equipos, quienes consideran que estos argumentos son inadecuados para una suspensión y se disponen a rebatir esta suspensión, pero habrá que esperar para ver.