Para seguir con nuestra mala racha de hoy, Ubisoft ha retrasado tres de sus próximos juegos más importantes para aumentar el tiempo de desarrollo. Un nuevo informe oficial en el que Yves Guillemot, CEO de la empresa, comenta a sus inversores que prefieren apostar por productos más pulidos ha revelado el retraso así como otros datos interesantes que llevaron a Ubisoft a tomar esta decisión.

Al parecer Ghost Recon ha sido “abiertamente rechazado” por grandes partes de la comunidad según Guillemot y esto se habría reflejado en los ingresos que esperaban para finales de año. El ejecutivo no confirmó que esta fuera la causa de los retrasos pero parece que ambos sucesos están relacionados ya que el retraso es para todos sus proyectos AAA anunciados.

Sin juegos para comienzo de año

Watch Dogs: Legion, Gods & Monsters y Rainbow Six Quarantine estaban planeados para febrero, marzo del 2020 y ahora están pautados para el nuevo año fiscal que comienza en abril del 2020 y se extiende hasta marzo del 2021. Es una ventana de lanzamiento bastante grande ya que el retraso puede ser de unos meses a un año entero.

La situación luego de Ghost Recon: Breakpoint debe haber activado algunas alarmas ya que esto significa que el año fiscal de Ubisoft se quedará bastante corto respecto al año pasado. El año fiscal del 2019-2020 de Ubi no tendría un Assassin’s Creed y contaría con estos retrasos más el de Skull & Bones, dejando solo a The Division 2 y las microtransacciones de Rainbow Six Siege como sus ingresos más importantes.

Watchdogs: Legion es la tercera entrega de la saga, el juego promete bastante para muchos ya que nos permitirá controlar a varios personajes; Gods & Monsters es un juego de aventura inspirado en Breath of the Wild que consistía en la resolución de puzzles y la exploración; por último, Rainbow Six Quarantine es un spin off de Six Siege que introduce elementos de PvE y que pretendía ser tan exitoso y popular como su antecesor.

Esta noticia puede ver como mala o buena según nuestros intereses ya que muy probablemente estos juegos ahora tengan una versión para PlayStation 5 y Xbox Scarlett, lo cual puede mejorar considerablemente sus prestaciones. Ahora bien, si no tienes planeado comprar una consola de nueva generación, puede que este retraso termine por trastocar tus planes para jugar en 2020.