Diana Prince, la increíble Mujer Maravilla no lo ha tenido fácil en el Wonder Woman Annual #3 ya que debido a sus propias acciones ha creado a la villana que embala la completa antítesis de su filosofía.

El cómic creado por Steve Orlando, V Ken Marion, Sandu Florea, y Hi-Fi, nos lleva por el pasado tormentoso de Wonder Woman, quien enlistada entre las filas de ARGUS vivirá una de sus peores decisiones.

Wonder Woman Annual #3 introduce a Helen Paul, una agente de ARGUS que en su niñez fue rescatada por la heroína en una operación, quedando huérfana y reubicada con una pareja de ex agentes.

Diana permanece en la vida de Helen hasta que crece y se une a la organización, donde no solo puede ver más seguido a su modelo a seguir, sino que es capaz de participar en operaciones codo a codo con la princesa.

Pero Helen, que piensa que la vida no podría ser mejor, está a punto de descubrir una amarga verdad de las manos del villano Leviathan.

Los responsables de la muerte de sus padres no fueron terroristas sino la misma ARGUS debido a que, contrario a lo que se le dijo, ambos eran los líderes del grupo terrorista “Sons of Liberty Cell”.

Zach Snyder comparte foto de Superman con traje negro

Confundida, dolida y cuestionando todos los sucesos de su vida, tiene que vivir ahora con un pasado que se le arrebató, así como la verdad de su existencia. Helen es la descendiente de Gudra, la Valkiria que juró derrotar a las amazonas.

Leviathan, aprovechándose de la situación, convence a Helen de que todo lo que hizo Wonder Woman fue manipularla para salvarse a sí misma de la formidable guerrera en la que podría convertirse.

Así es como Helen cuyo nombre real es Paula Van Gunther, toma un nuevo camino, el camino del caos y la destrucción total como Warmaster, jurando venganza contra todo lo que ha conocido.

Por ahora Paula, bajo la influencia de Leviathan, se ha convertido en los ojos y oídos del villano en el cielo, pero es solo cuestión de tiempo antes de que Warmaster y Wonder Woman se enfrenten en una increíble batalla.