El estreno de Disney+ ha sido bastante accidentado, pero eso no ha detenido a muchos fans deseosos de invertir su tiempo en todo el contenido que la casa del ratón puede ofrecer.

Sin embargo, se han llevado un fuerte golpe con una de las series más anticipadas del servicio, The Simpsons, al encontrarse con un inesperado inconveniente en la mayoría de su contenido.

La legendaria serie animada de la familia que ha puesto al mundo entero de cabeza ha llegado al servicio de streaming con una imagen un tanto distinta a la original. Tras haber prometido una remasterización de las primeras 30 temporadas, estas se ven de una manera muy distinta.

Definiciones

Originalmente, The Simpsons era grabado en formato 4:3 (también conocido como definición estándar o SD por sus siglas en inglés). De esta manera ocupaba la totalidad de la pantalla de los televisores tradicionales.

Con el perfeccionamiento de las pantallas televisivas, el denominador común pasó del sistema 4:3 al 16:9, comúnmente llamada alta definición (HD). En el caso de Los Simpson, comenzaría a llevarse a cabo en 2009.

En Disney+ se han presentado todos estos episodios de la serie en formato HD, sin opción de llevarlos a su imagen original, lo que ha desatado la ira de los fans.

Revelan imágenes de los sets de grabación en Australia para 'Shang-Chi'

¡Ay caramba!

El problema de este cambio en la definición es que la mayoría de los episodios de Los Simpson están diseñados para el formato SD y al ser llevados a HD han pasado por un proceso de corte y estiramiento.

Los aficionados más fieles pudieron notar que gracias a este cambio en el aspecto de la serie, se han perdido una gran cantidad de chistes y referencias visuales que caracterizan a la serie, sobre todo en sus primeros años de vida.

La fanaticada vio con muy buenos ojos que The Simpsons llegara a Disney+, pero no se imaginaban que no iban a poder tener la opción de ver los episodios de la serie en su formato original.

Hasta la fecha, Disney no ha comentado sobre el tema, lo cual es comprensible considerando que tienen que hacer estable la plataforma Disney+ antes de corregir su contenido.