Tras el estreno de Pokémon Sword and Shield el pasado 15 de noviembre, muchos fans ya se habían hecho eco de muchos elementos negativos del juego.

A muchos les resultó decepcionante el conocer que las dos versiones de este juego no tenían el Pokedex completo y que esta característica era intencional de parte de los desarrolladores.

En diversas entrevistas, Junichi Masuda, director de Game Freak, ha declarado que las complicaciones de seguir incrementando la cantidad de Pokémon complica las posibilidades de trasladar sus colecciones de otros juegos.

Sin embargo, a pocos días de su estreno, hackers y modders se han encargado de explorar los elementos internos de este juego y han descubierto que existen muchas mentiras en las palabras de Game Freak.

Aparentemente, esta exploración de Pokémon Sword and Shield ha mostrado que muchas de las criaturas clásicas están animadas dentro del código del juego, solo que no están implementadas.

Esto ah llevado a fans a teorizar que se trata de potenciales promociones a futuro para poder vender contenido extra y de igual manera extender la vida útil de esta nueva edición de Pokémon.

Falta de confianza

Uno de las creencias más comunes de la fanaticada es la de que Nintendo es una de la compañías “buenas”.

Scorbunny estará dirigido a un grupo de jugadores en 'Pokémon Sword & Shield'

Pokémon también es vista como una de las marcas más positivas de la industria, un pilar de la industria que forma parte de la poderosa torre de la tradicional casa de videojuegos.

Sin embargo, Nintendo y Game Freak no son nada de eso, sino que son empresas, y están dispuestas a seguir las tendencias del mercado para vender sus productos de las maneras que mejor convenga.

Sin embargo, es una muestra de miedo en su producto el creer que no habrá fans que vayan a comprar el juego y que no se sientan obligados a comprar DLC para seguir con la historia.