Parece que viviremos en una sociedad por mucho más tiempo, al darse a conocer que Warner Bros. ha dado su visto bueno a una secuela de Joker.

Gracias a The Hollywood Reporter, se ha develado que el éxito comercial de Joker ha llevado al poderoso estudio a tomar la decisión de dar luz verde a una secuela de esta película.

La razón de esto se debe a que Todd Phillips, con la confianza elevada a su máxima potencia se presentó en la oficina de Toby Emmerich, el director de Warner Bros. Pictures Group con un proyecto de alto nivel en mente.

El director de Joker, con las cifras de box office en la mano para respaldarse, le ofreció a Emmerich un proyecto de una línea de películas del origen de personajes de DC Comics, encabezadas por una segunda parte del payaso anarquista.

Reportes indican que la discusión no fue especialmente dulce para los involucrados, dado que Emmerich había acordado tratos de una sola película en lugar de crear una línea de ellas, con el objetivo de evitar otra compleja relación como con Zack Snyder.

Sin embargo, la reunión acabó con la garantía de que Todd Phillips realizaría una segunda película de Joker, contando con el apoyo total de Warner Bros y el permiso de utilizar su equipo de trabajo nuevamente.

Joaquin Phoenix habla sobre una secuela de Joker

Capturar lo imposible dos veces

En términos muy sinceros, una película en solitario del Joker no debería funcionar. Salvo narrar una historia de origen que omite toda mención de Batman, es difícil imaginar que se puede crear.

El equipo de Todd Phillips y Scott Silver, así como la hipnótica actuación de Joaquin Phoenix lograron capturar un relámpago en una botella con Joker, al esencialmente convertir al villano en un símbolo anarquista con una narrativa reciclada de diversos filmes.

Pero, ¿a dónde irían después de eso? Por alguna extraña razón, Warner Bros. ha decidido dar luz verde a un proyecto tan arriesgado como el de crear una secuela por puro interés monetario.

Los millones de dólares hablan por si solos, pero hay que mirar con escepticismo al trabajo de Todd Phillips y preguntarse: ¿Se puede confiar en el director que estiró su propia franquicia The Hangover hasta tres películas?