La web Digital Foundry está haciendo análisis formales de los videojuegos desde hace varios años y su canal en YouTube ha ganado una popularidad tremenda desde que el conocimiento del hardware se volvió más común entre el gamer promedio.

Además el crecimiento del PC gaming ha abierto las puertas a nuevos tipos de análisis, aunque de vez en cuando le echan un ojo a las versiones de consolas de muchos de los juegos exclusivos. Esta vez le tocó a Pokémon Sword & Shield que, como sospechábamos, no salió bien parado de un análisis pormenorizado de sus funciones online.

Muy poca interacción

El título de Game Freak ha recibido muchas críticas por bugs y gráficos más bien resultones, muy impropios de una franquicia AAA. Por si fuera poco, parece que conectarse a internet en el juego es directamente un despropósito para la calidad de juego con bajadas de frames de los típicos 30 a lo 20 o incluso menos.

La zona online de Nintendo se llama “Área Salvaje”, un lugar en donde aparecen muchos Pokémon de nivel altos y entrenadores de otros lados del mundo. Todo parece un sueño, una especie de MMO de Pokémon pero no es el caso, solo puedes relacionarte con hasta cuatro jugadores en pantalla. Es decir que solo puede un máximo de 5 avatares en pantalla antes de que el juego no pueda más.

Por si fuera poco, no son jugadores “reales”, sino más bien ecos de sus acciones en diferido, las interacciones no son en tiempo real y no podemos comunicarnos con nadie más allá del mensaje predeterminado que dicen al acercarnos a ellos.

'Mario Kart Tour' incluye a Waluigi y Holiday Daisy con el 'London Tour'

Otras interacciones online se encuentran cuando vamos a jugar las incursiones contra Pokémon Gigamax como el anunciado Snorlax. Las batallas funcionan pero volvemos a estar en un grupo donde no podemos comunicarnos, ni por voz ni por texto. Los menús son muy básicos y no podemos hacer nada para evitar o reportar a ese jugador que entra a las incursiones a perder adrede con un Magikarp sin ataques.

Necesita más trabajo

En resumen, el online del juego es muy limitado y el simple hecho de estar conectado empeora el rendimiento considerablemente. Según DF, esto no se debería al chip gráfico, sino al CPU que tiene pocos hilos de acción.

Ahora bien, muchos jugadores siguen disfrutando del juego, las limitaciones de hardware siempre han demostrado que fomentan la creatividad, la falta de comunicación ha generado otras vías para hacerlo. En el juego también podemos acampar y, de vez en cuando, otro entrenador puede sentarse junto a nosotros, como dijimos, no hay manera de hablarle pero el silencio compartido ha generado buenas experiencias para muchos jugadores, los invita a interpretar con la información que tienen disponible.

Esto resumiría muy bien la experiencia de Pokémon Sword & Shield, limitado pero sin perder la magia que lo caracteriza. Sin embargo, el saber que otros juegos de la misma Switch han puesto el estándar de calidad bastante alto, deja en evidencia a Game Freak que quizá podía haberse tomado unos meses más para pulir el juego.