Para nadie es un secreto que Blizzard se convirtió en una de las más exitosas empresas de la industria, quienes a lo largo de los años nos ofrecieron un puñado de títulos impresionantes, cuyo éxito se atribuye en gran medida a Rob Pardo, el genio detrás del diseño de franquicias como ‘Starcraft’, ‘Warcraft’ y ‘Diablo’.

No obstante, este abandonó la compañía a principios de década, pero aun así, su legado sigue muy presente en la industria de los videojuegos. Hablamos del genio que estuvo en Blizzard desde mediados de 1997, luego de trabajar varios años para Interplay Productions, donde se encargó de sus primeros proyectos en la industria de los videojuegos.

Es así como Pardo se adaptó al modus operandi de la industria, adquiriendo múltiples experiencias antes de convertirse en el principal diseñador de ‘Starcraft’, ‘Warcraft’ y posteriormente ‘World of Warcraft’ e incluso la franquicia ‘Diablo’, dejando relucir su ardiente pasión por el género de la estrategia, el rol y la acción sin límites que existe en cada una de sus entregas.

Sus primeros pasos en Blizzard

Su trabajo tuvo un indudable impacto en los ingresos totales de Blizzard, en el que en un principio se encargó de la franquicia ‘Starcraft’, gracias a Alan Adham (uno de los cofundadores del estudio), quien se percató del gusto de Pardo por la estrategia en tiempo real, pidiéndole que hiciera algunos comentarios sobre sus videojuegos en desarrollo.

Según mencionó Rob en varias de sus entrevistas, ‘Starcraft’ tenía puntos débiles difíciles de equilibrar, por lo que varios de sus comentarios fueron muy similares, pero generalmente hizo un buen trabajo, el cual continuaría con la llegada de ‘Brood Wars’ y posteriormente ‘Starcraft II’ a la industria de los videojuegos, siendo estos sus primeros escalones antes de liderar el diseño y convertirse en el principal productor de la compañía.

Creación de ‘Warcraft’ y éxito mundial

No obstante, tuvo que trabajar para ganarse su puesto, ya que cuando puso el primer pie dentro de Blizzard, apenas estaban publicando ‘Warcraft: Orcs & Humans’, luego de que Davidson se hiciera con la compañía. Por lo que la distribución del videojuego en el extranjero quedó en manos de Interplay Productions.

Aun así, Pardo afirmó que fue una divertida experiencia, ya que tuvo la oportunidad de diseñar nuevas propiedades intelectuales y sus posteriores secuelas, trabajando en algunos de los lanzamientos más icónicos de la industria como ‘Warcraft II’ y ‘Warcraft III’, incorporando nuevos elementos con cada una de sus entregas.

Pero no fue hasta la llegada de ‘World of Warcraft’ que comenzó el verdadero desafío, sobre todo durante el desarrollo de ‘Wrath of the Lich King y ‘Burning Crusade’, dos de las expansiones más grandes del videojuego, las cuales le otorgaron más US$ 1 mil millones en ingresos anuales desde su lanzamiento, haciendo del título un fenómeno con más de 10 millones de jugadores en su activa comunidad.

La llegada de ‘Diablo’

Posteriormente se hizo cargo del diseño y la producción de franquicias como ‘Diablo’, donde marcó una tendencia que sigue vigente hasta el día de hoy, la cual incluso podemos ver en lanzamientos pequeños de videojuegos, provenientes de estudios independientes, dejando en claro el gran legado que dejó Pardo en la industria de los videojuegos.

De hecho, Rob Pardo habló hace muchos años sobre el potencial de juegos en la nube, una posibilidad que ya no es tan remota como se pensaba, ya que con proyectos como Stadia, xCloud, Atlas, PS Now y muchos más, cada vez está más cerca su visión de la industria de los videojuegos.

En la actualidad, Pardo es fundador de Bonfire Studios, quienes ya están trabajando en su próxima contribución a la industria de los videojuegos, un título que contará con multijugador en línea y modalidad competitiva. Por lo que probablemente se trata de un MMO, MOBA o un nuevo Battle Royale y solo nos queda esperar más novedades por parte del genio detrás de Blizzard Entertainment.