El anime de ‘Ore wo Suki nano wa Omae dake ka yo’ o como es normalmente abreviado ‘OreSuki’, ha pasado por muchos momentos impactantes a lo largo de su primera temporada.

Desde cambios radicales en las personalidades de sus personajes principales, hasta traiciones deliberadas a diestra y siniestra con elaborados planes que terminan siendo resueltos por una empática y astuta chica de secundaria.

Algo sorprendente para un anime que debería ser un simple harem con el giro inesperado de que el protagonista, Joro, no era nada popular entre las chicas que lo conforman, sino su mejor amigo y el as del equipo de Béisbol, Sun.

Sin embargo, en el capítulo de esta semana, la historia ha vuelto a hacer una de las suyas al cambiar repentinamente de dirección, que luego de pasar por el arco del festival que mostró a una hermosa Pansy en un lindo vestido y dejó claro que la presidenta Cosmos está interesada en Joro, había regresado al típico formato de harem.

Un buen trabajo siempre es recompensado

El episodio inicia con las excelentes noticias de que el esfuerzo de Joro en su nuevo trabajo no ha sido en vano, ya que es elogiado tanto por la exótica Nao como por sus compañeros por su buena disposición y lo rápido que está agarrando el hilo.

Hay que recordar que la razón oficial por la que Joro ha tomado un trabajo de medio tiempo, es para reunir el dinero necesario y comprar una nueva edición del libro que le prestó Pansy, y que quedó en terribles condiciones al caer de su mochila en capítulos anteriores.

A pesar de lo bien que le está yendo en el empleo, al ser abordado por Nao, Joro demuestra un complejo de inferioridad que ha sido visto anteriormente, definiéndose a sí mismo como “el personaje secundario” sin valor que siente que es, dejando a Nao muy preocupada.

¡Buenos días Joro!

Con el incómodo momento en el almacén atrás, un nuevo día ha comenzado y Joro está camino a la escuela en un soleado día bajo el cielo azul, pensando que su perr… persona más querida, no podrá molestarlo esa mañana por sus prácticas de tenis matutinas.

A lo que el universo responde con una fuerte palmada en la espalda de parte de su mejor amiga de la infancia, quien ha decidido acompañar a Joro esa mañana y así averiguar qué lo ha mantenido tan decaído.

Haciendo énfasis en el libro usado que en estos momentos Joro se encuentra leyendo, Himawari se convence de que él no podrá terminarlo si no compra uno nuevo, la primera escena que desencadena las desgracias del episodio.

No tienes metas

La segunda escena en el trabajo inicia con Joro nuevamente en una faceta radiante, el empleado perfecto que no solo ayuda en todo lo que puede a Nao, sino que tiene la fortuna de atender a una de las mejores chicas del harem y líder de las ganguro, Sazanka, quien tiene una breve aparición en el restaurante.

Pero como la fortuna no le puede sonreír por mucho tiempo a nuestro protagonista, todo se va al traste cuando Joro tropieza y al caer baña a uno de los clientes en cerveza, quien a gritos le dice que es un “bueno para nada, sin metas y sin sueños”.

Abatido y deprimido, la escena pasa a su camino de vuelta a casa, donde a mitad del viaje Sumireko, en su verdadera forma, lo está esperando para confrontarlo sobre el por qué su nuevo trabajo es tan importante para él.

Según Pansy, Joro solo trabaja para guardar las apariencias de que no es un fracasado, algo que la enoja puesto que le hace pasar menos tiempo con ella y, peor aún, bajo la falsa excusa de que lo hace para devolverle el libro.

“Acciones para complacerse a sí mismo, que nada tienen que ver con un bien mayor” justo lo que más detesta Sumireko, y en lo que no quiere que se convierta su amado.

Palabras que hacen explotar a Joro, y a pesar de que Pansy le asegura que es una buena persona luego de que el solo la insulta, no lo detiene para darle el golpe de gracia.

“Pansy… Vete de aquí”.

El acoso es malo

El día siguiente no es más benévolo con el protagonista de ‘OreSuki’, con una tensa reunión en la biblioteca, y siendo despachado temprano del trabajo por el ánimo decaído con que atiende a los clientes, Joro se dirige a casa donde encontrará las respuestas que necesita en su clon.

El chico que misteriosamente se parece al protagonista con otro peinado, es el que de alguna forma ayuda a Joro a sincerarse sobre su complejo de inferioridad, y lo encamina sobre cómo debe explicar lo que ocurre con Pansy.

Algo curioso, ya que anteriormente tanto su mejor amigo que lo conoce mejor que nadie, Sun, como Nao, intentaron ayudar a Kisaragi, pero el chico cuyo nombre apenas es revelado, Hazuki, es el que logra liberar a Joro de su carga.

De esta forma Kisaragi al fin se disculpa de manera apropiada con Sumireko al día siguiente.

“No trabajaré para saldar una deuda, trabajaré porque quiero comprarte el libro”.

¡Quiero verte Joro!

Con una nueva resolución, los días en el trabajo de medio tiempo vuelven a ser ligeros y felices, incluyendo al cliente que gritó a Joro en una de las escenas, cómodamente a su lado y disfrutando del nuevo ambiente vivaz del restaurante.

Al terminar día, el esperado primer pago de Joro ha llegado, y con el dinero completo para comprar el libro de Pansy, el protagonista se dispone a ir en su búsqueda, a pesar del mensaje de texto que recibió de Himawari de que quería verlo.

Lo que te perdiste por no ver el recap Reseña: 'Oresuki' - ep 9.5

Lamentablemente su esfuerzo es en vano, ya que el libro por el que tanto ha invertido ya no está en la librería, fue comprado ese mismo día por alguien más y sin saber qué más hacer, Amatsuyu vuelve a casa, donde a mitad de camino será emboscado por la enérgica Hinata.

Himawari, quien solo deseaba ver a Joro feliz, es la persona que compró el libro para regalárselo, desatando el comienzo del fin del desarrollo de nuestro protagonista.

Haciéndolo explotar contra su mejor amiga de la infancia, en parte porque le arrebató todo el esfuerzo que invirtió en mejorarse a sí mismo, y por otro lado porque Himawari terminó usando el dinero destinado para su nueva raqueta.

Llamándola buena para nada, diciendo que no era su problema y que ella no sabe nada de él, el quiebre de Himawari es inminente, pero justo antes de perderse en sí misma, reacciona y le dice a Joro que ella sabía que él se encontraba mal.

Quizá no tenía conocimiento de qué exactamente estaba mal, pero sabía que su mejor amigo sufría y creía firmemente que lo correcto era hacer algo, así fuese comprar un libro para él.

Una desgarradora escena que saca el lado del cual las chicas, lenta pero consistentemente, se están enamorando de Amatsuyu, y que da una nueva idea de lo bien que ahora Himawari puede leer los verdaderos sentimientos de Joro.

No solo le gustas a ella

Con los sentimientos a flor de piel y los malos entendidos solucionados, la siguiente escena pasa al importante partido de Hinata, a la que Joro le regaló una nueva raqueta, y quien decide demostrarle sus sentimientos al besar la mejilla de su mejor amigo, prometiendo esforzarse ahora que sabe con seguridad que ella está enamorada de él.

Dejando así, a unas inquietas presidente Cosmos y Sumireko, que a pesar de que esta última sostiene el libro que compró Himawari, no parece perturbada al respecto, ya sea porque aún no lo sabe o porque no lo considera importante.

Buenas vibras

Al final del torneo todos se reúnen en el restaurante de Nao, donde Sumireko pregunta a Kisaragi, en el momento que los atiende, si leyó el libro que le prestó, revelando un flashback en el que Joro consigue un mensaje en el marcalibros.

“¿Si estuviese en peligro, me ayudarías?”.

A lo que Joro responde de forma apenada “solo si tengo tiempo”, haciendo muy feliz a Pansy y dejando la incógnita abierta una vez más sobre qué cosa tan horrible le ocurrió a Pansy en su antigua escuela, y de quién o qué necesita ella que Joro la proteja.

Algo que de seguro formará parte primordial de la historia más adelante, pero por ahora hay que concentrarse en las últimas escenas del episodio, donde Nao y Joro, lavando los platos, tienen una conversación sincera dónde Nao hace entender al protagonista que no es un segundón.

Tiene el amor de maravillosas chicas y de su mejor amigo, y que todos se mantienen unidos gracias a él, elevando la autoestima de Joro, quien acepta ser un personaje principal común.

Pero si pensabas que tendrías un episodio sin la aterradora banca te equivocabas, ya que en la última escena Joro se encuentra en ella y tomado de la mano por una chica rubia de cabello corto que le pide, por favor, que la ayude a que Sumireko y Sun se vuelvan pareja.

Un peligroso final que de seguro envolverá a Joro y a sus amigos en otro intrínseco plan de amor y dolor en la secundaria.

Ideas finales

Un capítulo que su punto más fuerte es el que lo eleva y lo destruye al mismo tiempo, ya que en la primera parte intenta vender la evolución de Joro, como resurge de sus días malos, como poco a poco está evolucionando y todo para ser destruido con el desarrollo de personaje de Himawari.

Quien en dos minutos, y a pesar de que casi no estuvo en el episodio de esta semana, demostró que ahora conoce a Joro mejor que a nadie y solo desea hacerlo feliz desde el fondo de su corazón.

Mientras Joro solo es capaz de tratarla con dureza y perder todos los puntos que ganó durante el episodio con una sola frase de odio, que terminan “rescatando” dando a entender que solo es duro porque le importa Himawari.

Quizá si solo fuese la primera vez, el peso de la constante jalada de orejas que le dan al personaje principal cada vez que intenta mejorarse a sí mismo no sería un problema.

Pero la realidad es que la historia es tratada con un punto de vista bien particular, donde por momentos no sabes si el autor solo quiere mostrar personajes demasiado realistas, dónde no hay buenos ni malos absolutos, o si simplemente no se tiene cuidado con la evolución de cada personaje.

Haciendo de ‘OreSuki’ un anime que divide a su audiencia distintivamente entre los que la aman y la odian, algo particularmente interesante de observar por el resto de su adaptación.

El capítulo que viene será una recapitulación de todo lo que ha ocurrido hasta ahora en el anime, excelente para todos aquellos que quieran volver a vivir sus mejores momentos, así que no olvides estar al pendiente de su salida todos los miércoles.