Una resolución parece haber llegado al hogar de la Grieta del Invocador. Riot Games ha llegado aun acuerdo para resolver sus demandas de discriminación.

La bola de nieve que comenzaría en julio de 2018 parece haber llegado a su fin con un acuerdo que se extiende a las más de 1.000 empleadas que alzaron su voz en contra de la cultura machista que impera en la compañía.

Según reporta Los Angeles Times, Riot Games y la parte demandante llegaron a un acuerdo monetario que sacará esta situación de las cortes y ofrecerá indemnizaciones provenientes de un fondo especial que suma más de 10 millones de dólares.

La distribución de estos fondos será realizada por la parte demandante, quienes han declarado que se hará basándose en el tiempo que hayan estado dentro de la compañía, el rango que habían desempeñado y el tipo de contrato que hayan tenido.

Esto último separa a las empleadas que habían sido contratadas a tiempo parcial o comisionadas para un rol específico de quienes estuvieron bajo contrato fijo dentro de Riot Games.

Rito Plz, detén la discriminación

Esta situación reventó en julio de 2018, cuando el portal kotaku publicó un extenso reportaje que develó, de manera anónima, la cultura interna dentro de Riot Games.

El machismo y la discriminación de género, además de diversos elementos racistas, corrían rampantes dentro de la casa de League of Legends, con un personal femenino que sufría de constantes abusos.

Riot Games revela vista previa del parche 9.24 de 'League of Legends'

Lo que llamaron “Bro Culture” fue denunciado infinidad de veces dentro de los sistemas internos de recursos humanos, llevando a la compañía a tomar cartas en el asunto, con mecanismos cuestionables.

Aunque si aplicaron programas de reeducación internos, estos no fueron tomados en serio sino hasta que un grupo de empleadas decidió emprender acciones legales y protestas públicas en contra de Riot Games.

Una de las herramientas más cuestionables para acallar a potenciales manifestantes fueron las clausulas de arbitraje presentes en los contratos de empleados de las compañías, en las que se prohibía tomar acción legal por problemas internos entre empleados.

Riot intentó detener las demandas usando esta clausula, pero las empleadas demandantes no estaban atadas por esta y persistieron en su intención hasta alcanzar una resolución con la que estuvieran de acuerdo.

Esta parece haber llegado con este fondo de indemnización de 10 millones de dólares, una suma que bien podría ser irrisoria para Riot Games al final del día, pero que podría servir a muchas de las empleadas afectadas.

Ojalá el hogar de League of Legends deje atrás sus comportamientos nocivos y pueda redimirse de esta situación a futuro.