La desaparición de Human Head Studios parecía ser un caso de adversidad superada, al ser rescatados por Bethesda como Roundhouse Studios.

Pero para Ragnarok Games las cosas son muy diferentes, al emprender el día de hoy una demanda legal en contra de los responsables del hoy difunto estudio de videojuegos.

Documentada en el estado de California, esta demanda pública exige a los cabecillas de Human Head Studios que paguen 100 millones de dólares en daños y perjuicios por haberse declarado en quiebra en una fecha muy sospechosa.

Ragnarok Game estrenó el juego Rune II, proyecto en el que estaban asociados con Human Head, el día 12 de noviembre. Sin embargo, al día siguiente Human head anunciaría su quiebra públicamente.

Horas después, Bethesda anunciaría la conformación de Roundhouse Studios, contratando al personal de Human Head Studios y solventando sus deudas, en una movida que fue recibida con aires de sospecha.

En recientes comunicados, Roundhouse solicitó a Ragnarok que le retornara parte del código utilizado por ellos en Rune II, al declarar que era de su propiedad, siendo este uno de los catalizadores de esta complicación.

La demanda

Ragnarok Game LLC ha dispuesto una extensa demanda legal contra los individuos Christopher J. Rhinehart, Ben Gokey y Paul MacArthur, fundadores de Human Head Studios.

Según Pete Hines, The Elder Scrolls VI tomará más años de desarrollo

El estudio de videojuegos acusa a estas personas de fraude y de conspiración con el fin de incumplir con el contrato adquirido entre la difunta Human Head y Ragnarok para el desarrollo y distribución de Rune II.

El documento de la demanda está publicado en el portal oficial de la firma de abogados Browne George Ross, representantes de la parte demandante, donde explican que las acciones de estos individuos respondían a intereses ilícitos.

En esencia, Rhinehart, Gokey y MacArthur, estuvieron haciendo modificaciones no estipuladas al código de Rune II antes de su estreno, a nombre de Human Head Studios, compañía que sería abandonada justo en el momento indicado para no tener que acarrear responsabilidades.

La representación de Ragnarok presume que esta movida se hizo para perjudicar el producto final de Rune II y poder responsabilizar a Ragnarok de la quiebra de Human Head, reclamar el trabajo del juego para ellos mismos y llegar a su flamante nuevo estudio con un proyecto hecho.

Aunque esta es la postura de Ragnarok Game, es notable que Human Head Studios actuó de manera muy sospechosa en todo este asunto, una linea que no le conviene a Roundhouse Studios ni a Bethesda en el futuro.