Tom Holland pasó por el Talk Show de Jimmy Kimmel para promocionar su película más reciente, Spies in Disguise, que se estrenará el 25 de diciembre. Se trata de un largometraje animado producido por FOX en el que hace de protagonista junto a Will Smith.

No obstante, el programa no se enfocó solo en su nuevo proyecto sino en experiencias pasadas y, su papel como Spider-Man es claramente la experiencia que más le ha cambiado la vida. Es por ello que la conversación se desvió al reciente episodio de “litigio” entre Disney y Fox por los derechos del arácnido que casi termina por acabar con su aventura en el MCU.

Tom Holland y Christ Pratt en el D23 del 2018.

Parte de las negociaciones

Y es que al parecer, el mismo Tom Holland fue importante para que el acuerdo final se diera y pudiera volver al MCU y continuar una historia que nos iba a dejar intrigados para siempre si no se continuaba. El actor británico comenta que tuvo uno de sus peores días durante el D23 cuando ni siquiera tenía permitido tomarse fotos con otros actores que formaran parte del MCU, tampoco podía hablar de los nuevos proyectos de Marvel por lo que estaba completamente atado de manos.

Fue esa noche cuando consiguió el correo electrónico de Bob Iger, presidente de Disney. Según él, solo le escribió para agradecerle por la gran oportunidad que recibió y por haber impulsado tanto su carrera. Iger respondió casi inmediatamente al correo diciendo que el asunto aún no había terminado y que le avisara cuando podían hablar por teléfono un momento.

En este punto Holland no supo como responder y, luego de tres días, Iger lo llamó en un mal momento cuando había bebido unas copas de más. El presidente de Disney también pasó por el programa hace unos días y este cuenta que Holland lloró al teléfono, una historia que el actor no negó cuando le tocó hablar del tema con Kimmel.

Al final todo se resolvió y según Holland, todo se lo debe a Tom Rothman, presidente de Sony Pictures Motion Picture Group, quien puso mucho de su parte para que el acuerdo se diera. Así que parece que el acuerdo se terminó dando de una manera orgánica y natural entre dos partes, y que Holland tuvo algo que ver en todo esto.

Por otro lado, el actor ahora mismo promociona Spies in Disguise y está trabajando en Cherry, otra película dirigida por los hermanos Ruso que llegaría en 2020. Después de proyecto, Holland se volvería a poner el traje de Spider-Man para grabar la tercera parte de su saga pautada para el 15 de julio del 2021.