La primera pregunta que pasó por la mente de muchos cuando se anunció la Xbox Series X fue simple: ¿Qué diablos es esto?

El tráiler de presentación es lo suficientemente atractivo para disfrazar ciertos elementos, pero al converger todo en un enorme monolito, quedó demostrado que alguien en Microsoft tomó una decisión errada.

La Xbox Series X luce como una versión geométrica de una PC, un monolito rectangular cuya orientación natural parece ser la vertical, aunque voceros han garantizado que puede colocarse horizontalmente.

Rompiendo por completo con la imagen de precisión y conveniencia que han ofrecido las consolas por más de 30 años, el proyecto antes conocido como Scarlett viene a desafiar las normas abiertamente.

El perfil positivo

Para diversas personalidades en redes sociales, el diseño de la Xbox Series X apuesta por ser algo diferente que desafía las convenciones comunes de los videojuegos.

Esta torre de gaming parece hablar de osadía y representar la búsqueda por desarrollar algo realmente “nuevo” en la siguiente generación de consolas.

Phil Spencer tomó la batuta del evento para anunciar el tráiler presentación, confiando en que las características de este sistema son las más poderosas que existen y que seguirán trabajando en hacerlas mejores.

Hablando del “poder de los sueños” y la “capacidad inmersiva” de sus consolas y juegos, realmente lograron mostrar uno de los más impactantes tráileres hasta la fecha, Senua’s Saga: Hellblade 2.

Pero muchos analistas que están al tanto del contenido de Xbox Series X, no parecen estar del todo contentos.

Más allá de la promoción

Los detalles técnicos de Xbox Series X parecen estar bajo el escrutinio de muchos medios especializados, que parecen haber hallado en la consola de Microsoft algo que se estaban temiendo, una PC de gaming algo ligera.

Según diversos datos recopilados por sitios como PCGamesN o Endgadget, el monolito de Microsoft parece estar compuesto de elementos muy similares a los que componen a PlayStation 5, ubicando a ambos sistemas en una paridad técnica.

Obviamente en ese apartado se deberá esperar para emitir un veredicto, por lo que el análisis debe recaer nada menos que en el complicado apartado de hardware.

Phil Spencer comentó en una publicación oficial en el blog de Xbox que Series X será 4 veces más poderosa que Xbox One X y que podrá alcanzar niveles superiores al 4K y los 60 fotogramas por segundo.

Pero esta enorme caja negra quedará para la posteridad como un diseño notable por su falta de conveniencia y sensibilidad estética.

El monolito

Salgamos de toda duda. Xbox Series X es horrible como consola. Una enorme caja vertical que no parece tener definida su forma correcta.

Tras décadas de conformación de bibliotecas y colecciones de videojuegos, el poder colocarla con orgullo para exhibirla para los amigos y conocidos es parte de la cultura del gaming.

Es difícil aceptar exhibir esta monstruosidad en público, no solo por ser antiestética sino porque las repisas de las salas de juego no están preparadas para este formato.

Hay espacios para PC, y esta consola ocuparía uno de ellos, pero no parece ser el mejor objetivo que pueda querer Microsoft.

Obviamente, los aficionados despedazaron el diseño de esta consola con memes y humor que siempre estará presente en este caso.

Pero este clásico de The Simpsons explicará mejor toda esta situación.

Escribir un comentario