Otro año ha pasado y otros Game Awards se han celebrado, el show de Geoff Keighley ya se ha vuelto una tradición en la industria volviéndose cada vez más relevantes y entretenidos. El productor fue entrevistado por Variety a quienes comentó algunos detalles que nos dejaron las premiaciones de este año.

Y es que no es un secreto que la revelación de la nueva Xbox fue una verdadera bomba inesperada, se tenía esperanza con anuncios de juegos nuevos pero nunca una consola. Microsoft se adelantó a la competencia y ofreció un primer vistazo y un primer juego que dejaron a todos con ganas de más.

Sorpresa organizada

Lo curioso del asunto es que fue una sorpresa para absolutamente todos los organizadores de The Game Awars, el único agente externo de Microsoft que sabía de la revelación era el mismo Geoff Keighley. El resto de miembros y asistentes fueron igual de sorprendidos que nosotros en nuestros hogares, y es que Phil Spencer, jefe de la división de videojuegos Microsoft, usó un par de trucos durante los ensayos para mantener el secreto.

De acuerdo a Keighley, Spencer estuvo leyendo su libreto para los premios durante varias horas en los ensayos de los premios. Sin embargo, sustituyó el nombre Xbox X Series por el de Xbox Game Pass y, como el servicio de Microsoft, ya tiene tiempo disponible nadie prestó mucha atención a que el libreto no tenía mucho sentido.

De esta manera, Spencer simplemente se subió al escenario luego del tráiler y recitó lo que tenía aprendido con el nombre real de la consola. La verdad es que la sorpresa fue enorme y un “win-win” para Microsoft y Keighley que vio cómo su show adquirió aún más relevancia de la que ya tenía.

El organizador de los premios también compartió en Twitter que los premios lograron reunir más de 45 millones de videntes y más de 15 millones al mismo tiempo con un crecimiento de un 75% respecto al año pasado y creemos que gran parte de la culpa es de Spencer y Microsoft.