Con una década a punto de finalizar, la nostalgia por todos los animes que nos moldearon inicia, y es que para aquellos que crecieron con esta generación, fueron muy afortunados de vivir una etapa en la que la animación se encuentra en la cima de su capacidad.

Con la tecnología avanzando y cada vez más títulos en el mundo del anime siendo adaptados desde mangas, novelas ligeras e incluso videos musicales, y donde grandes obras están culminando, este es el mejor momento para ser un otaku.

Así que, saca tu bandana de Naruto, busca un asiento cómodo y disfruta reviviendo lo mejor que tuvo para ofrecer la industria con los mejores animes de la década que no te puedes perder:

2010: Durarara!

El 2010 marcó una tendencia importante en el anime, donde todos los personajes comenzaron a ser más redondeados y dónde los colores vibrantes de antaño en los protagonistas comenzaron a combinarse con escenarios oscuros.

Además de la estética, las historias comenzaron a presentar giros inesperados en sus protagonistas como la popular ‘Code Geass’ o ‘Angel Beats’, que a pesar de su hermosa estética escondían una historia más oscura.

Y no hay mejor representación que ‘Durarara!!’ que reunió a once personajes principales e incluso a su narrador a ser parte de una intrínseca historia en la ciudad de Ikebukuro, donde las extrañas personas estarán interconectadas por un gran evento.

2011: Steins;Gate

El misterio es la marca distintiva del 2011 en la cual el público se dividió en dos ramas de la nueva animación, algunos volvieron a colocar los colores a tope pero con giros inesperados como ‘Puella Magi Madoka Magica’ o ‘Anohana’.

Sin embargo, para los que aún se encontraban en un punto medio se decantaron por animes como Fate/Zero, que conservaba un aire frío y genial con Arturia.

Por lo que el anime que mejor engloba lo mejor de este año es ‘Steins;Gate’, con la historia de un grupo de amigos que logró convertir su microondas en un dispositivo que puede enviar mensajes de texto al pasado y posee esos personajes de mirada fría, con colores resaltantes y giros inesperados.

2012: Another

El 2012 abrió paso a la fantasía, donde los grandes animes desataron su imaginación creando mundos llenos de tecnología moderna como ‘SAO’ o ‘Psycho-Pass’ o sumergieron al espectador en folklore y mitos japoneses como en ‘Nisemonogatari’.

Aunque la estética varió mucho entre cada uno de sus títulos, el anime que se mantuvo de boca en boca y que hasta el día de hoy forma parte de uno de los mejores animes de terror es Another.

En Another, una clase de preparatoria oculta un gran secreto, un compañero extra que nadie más puede ver pero que se pasea por el pueblo y va a diario a la escuela, y que le espera a todo aquel que lo note desgracias sin fin.

2013: Shingeki no kyojin

Cómo para muchos la salida de ‘SAO’ fue el combustible para el mundo de los isekai, el 2013 dio sus primeros pasos en esa dirección con animes como ‘Log Horizon’ o ‘Suisei no Gargantia’.

Sin embargo, es aquí cuando el shock que generó ‘Another’ en el 2012 la da un empujón a la estrella de este año, ‘Shingeki no Kyojin’, que con sus enormes titanes y escenas de proporciones épicas demostró que el gore y la estrategia militar pueden unirse en una obra de arte.

2014: No Game, No Life

Aunque este año continuó con la temática sangrienta en animes como ‘Tokyo Ghoul’ que se hizo famoso por su poder al dividir a la audiencia entre sí era bueno o malo, es irresponsable no marcar el segundo paso de los isekai, que tan importantes fueron para esta década.

‘No Game, No Life’ llega para tantear las aguas nuevamente del consumidor, bajo la etiqueta de un anime de aventura y fantasía, donde dos hermanos, Sora y Shiro, viajan a un mundo mágico donde los videojuegos son lo más importante para conservar tu vida.

2015: One Punch-man

A partir del 2015 la diversificación de los animes en cuanto al estilo de animación e historia comienza a ser más marcada, ya que por un lado los fans obtuvieron el éxito global ‘Shokugeki no Soma’, que hasta el día de hoy sigue siendo increíblemente popular, y por otro, comenzó el legado de los héroes.

Ya sea que Japón tomó inspiración de los éxitos taquilleros de Marvel o simplemente porque su cultura es rica en este género para los pequeños de la casa, el héroe improbable, Saitama, llegó como un bólido para posicionarse como el número uno con ‘One Punch-Man’.

En el anime, Saitama es un héroe calvo y desgarbado capaz de derrotar a todos sus enemigos con un solo golpe, que lejos de hacer aburrida la historia, obliga al personaje principal a enfrentarse a villanos cada vez más fuertes.

2016: Re:Zero kara Hajimeru Isekai Seikatsu

El 2016 marcó la era entre dos grandes grupos de fanáticos, aquellos que abrazaron la era de los héroes con la obra de arte y acción que ha probado ser ‘My Hero Academia’ y aquellos que al fin explotarían al isekai en su máxima expresión.

Por ellos ‘Re:Zero’ se ha vuelto uno de los mejores y más importantes animes del año, la prueba de que el género había llegado para quedarse y que dividiría a dos generaciones de otakus.

En ‘Re:Zero’, el protagonista, Subaru, es un estudiante de instituto común y corriente que termina en un mundo alternativo repleto de monstruos y de los cuales es rescatado por una hermosa chica, sin saber que en este nuevo lugar posee una gran y poderosa habilidad.

2017: Kobayashi-san Chi no Maid Dragon

Aunque en esta época animes como ‘Shingeki no Kyojin’ y ‘My Hero Academia’ estaban en sus puntos más altos de auge, la interesante competencia entre la serie del año se dio entre ‘Kobayashi-san Chi no Maid Dragon’ y ‘Little Witch Academia’.

‘Little Witch Academia’ fue el primer anime original exitoso en la plataforma de streaming Netflix, por lo que a pesar de que agradó en Japón, tomó más tiempo en occidente en ser tomado en consideración a pesar de tener una temática similar a ‘Harry Potter’.

Por otro lado, la historia de la pequeña Maid Tohru no fue bien recibida en Japón mientras que en occidente fue un éxito inmediato, posicionándose como la mejor del año por la increíble demanda, que incluso, logró cambiar la opinión de los fans japoneses.

2018: Violet Evergarden

El 2018 fue un momento clave para Netflix, ya que no solo logró obtener los derechos de ‘Devilman Craybaby’, dirigida por el reconocido Masaaki Yuasa, sino que logró colocar sus manos en el éxito de Kyoani, ‘Violet Evergarden’.

Violet llegó en un momento importante del anime, donde series como ‘Boku no Hero Academia’ o ‘One Punch-Man’ eligieron una estética poco habitual para destacar o donde el estudio A-1 Pictures utilizaba la misma plantilla para todos sus personajes de isekai.

Con una animación increíblemente detallada, y una historia donde cada capítulo se defiende por sí solo, el anime relata la historia de Violet, una chica que pierde un brazo luchando en la guerra que acaba de terminar y decide entrar al negocio de escribir cartas para comprender las emociones humanas.

2019: Kimetsu no Yaiba

Es seguro decir que este año se especializó en historias, desarrollos de personajes de forma refinada y animaciones increíbles que revivieron al shounen, seinen e incluso al shoujo.

Animes como ‘Dororo’, ‘Fruits Basket’, ‘Carole and Tuesday’ y ‘Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba’ comparten un mismo propósito, llevar al espectador a momentos repletos de detalles, con intención y dónde ninguna decisión fue tomada a la ligera.

Es por esto que ‘Kimetsu no Yaiba’, la serie que revivió la pasión de muchos por ese anime de aventuras y batallas al estilo samurai, es el número uno del año, para muchos.

La historia se centra en Tanjiro, un chico pueblerino que al volver a casa del trabajo descubre que su familia fue asesinada por un demonio, a excepción de su hermana que fue transformada en uno, es así que Tanjiro inicia el viaje para descubrir cómo devolver a Nezuko a la normalidad.

De esta manera llegamos al final de la lista de los mejores animes de la década, pero no te quedes con los hermosos recuerdos de haber visto estas series en su momento, y aprovecha de revivir cada experiencia una vez más en estas Navidades.