El año 2019 representó uno de los más importantes para toda la historia de League of Legends en cuanto a Esports.

Una de las ediciones con más anticipación del Campeonato Mundial de League of Legends vio recompensadas sus aspiraciones con los mayores indices de audiencia que el género puede ofrecer.

Millones de personas, gracias a la data de Esports Charts, vieron la acción y el drama del retorno de SK Telecom T1 en la búsqueda de retomar su trono, el equipo de ensueño creado por G2 Esports y el poder de las escuadras chinas Invictus Gaming y FunPlus Phoenix.

La semifinal entre SKT y G2 logró reunir 3,9 millones de espectadores simultáneos en los diversos canales de Twitch y YouTube que transmitieron el evento, siendo uno de los duelos más icónicos de todos los tiempos.

Superando a la gran final de la Fortnite World Cup y la de Free Fire World Series por más de un millón de espectadores cada una, también superándolos en horas consecutivas vistas por los espectadores.

Eventos como Twitch Rivals o The International de DOTA 2 no lograron alcanzar los mismos picos de audiencia que Worlds de League of Legends, una situación llamativa al ser eventos de carácter similar.

Sin embargo, la triste decepción de 2019 fue la Overwatch League, el ambicioso proyecto que intentó darle un giro importante a la manera en que los Esports se presentaban al público no pudo alcanzar el mismo ritmo de su temporada debut.

Con picos de espectadores que no superaban el medio millón, la extensa competición quiere recapturar la magia con su plan de llevar el torneo a diversas ciudades. Pero la actual percepción dela audiencia hacia Blizzard no parece ayudar a estas intenciones.

Riot Games, por su parte, si mantiene la fidelidad de sus aficionados a pesar de acometer prácticas del mismo nivel que Blizzard, pero ahora existe un mayor escrutinio ante las posibles situaciones que se puedan dar en los próximos torneos.

Escribir un comentario