Uno de los secretos a voces de la industria del Anime es la escandalosa disparidad de salarios en diversos ámbitos. Tristemente, Pokémon parece ser uno de los casos más tristes.

Recientemente se han dado a conocer una serie de tweets que denuncian una desagradable situación en el staff de Pokémon, denunciando un salario muy bajo para sus animadores.

Jun Arai, un animador freelance con más de 20 años dentro de la industria, hizo saber al público que los animadores que trabajan en Pokémon ganan menos que empleados de medio tiempo en tiendas “konbini”, o mini mercados.

“El anime de Pokémon paga 4.500 yenes ($42 dólares al cambio) por corte de animación, lo que lo convierte en uno de los trabajos artísticos peor pagados en la industria del anime. Si lo llevamos a una tarifa por hora trabajada, genera menos que trabajar a tiempo parcial en un konbini”.

Es preciso dejar claro que un pago “por corte de animación” es una de las herramientas más abusivas de la industria del anime, al no poder determinar con exactitud cuanto puede representar dicho ingreso.

Filtraciones de Nintendo revelan el diseño original de Arceus

Entendiéndolo como un pago por escena animada, es una entrada de dinero inconstante y dependiente del proyecto trabajado, pero resulta inexplicable en un proyecto del nivel de Pokémon.

Uno de los animes más reconocidos de todos los tiempos, Pokémon es una de las marcas que más dinero genera dentro de la industria en general, por lo que es incomprensible que ofrezcan uno de los salarios más bajos del anime.

Portales como SoraNews24 han dado a conocer que el trabajo de la animación es uno de los peores pagados en la industria, que no es capaz de explicar a donde va el dinero que generan los grandes éxitos.

Las palabras de Arai, quien tuvo un rol destacado en el exitoso anime Tengen Toppa Gurren Lagann como animador, exponen una faceta más de la disparidad dentro de la industria del anime. Exponiendo además a The Pokémon Company como un grupo bastante más oscuro de lo que quieren dar a conocer, pero habrá que esperar a ver si hay algún cambio.