El artista estadounidense llamado Daniel Arsham fabricó una GameBoy transparente que no es funcional, pero que es realmente única. La consola fue fabricada con resina, por lo que aparenta ser transparente y estar congelada. Los cartuchos se pueden extraer de la consola y algo realmente interesante es que al hacerlo, la consola deja la marca de ‘Super Mario Land’.

Arsham es un artista reconocido por sus trabajos de diverso tipo dentro de la arquitectura, cines y artes visuales. En el 2015 presentó su última serie llamada Future Relic. La misma consta de seis cortos que muestran a una civilización del futuro antes y después de sufrir problemas de tipo ecológico.

Dentro de esta serie de obras destacan esculturas de dispositivos icónicos que son clave dentro del siglo XX, todos ellos diseñados como si estuvieran petrificados y congelados y representan la fiebre tecnológica del siglo XX.

Una GameBoy Color única

Es en esta colección en donde entra la Crystal Relic 002, que consiste en una GameBoy congelada que está fabricada con resina. Fuentes cercanas al artista comentan que la consola podría venderse por un alto costo como algunas de sus anteriores obras que han alcanzado los 500 dólares y luego en otras reventas han sobrepasado los miles de dólares.

Reggie Fils-Aime cree que el streaming dominará la próxima generación

La subaste de la Crystal Relic 002 se venderá en HyperBeastArt el próximo 17 de enero del 2020 a partir de las 12 del mediodía y se espera recibir ofertas sustanciosas por parte de coleccionistas del mundo de los videojuegos. A continuación les presentamos el tweet en el que se puede ver a la consola o mejor dicho a la obra de arte diseña por este joven artista estadounidense.

Le recordamos que esta consola no es funcional por lo que no se podrá correr ningún juego de la GameBoy Color, pero no por eso pierde su valor dentro del mundo de los coleccionistas.