La streamer Jenna, conocida por sus transmisiones de RuneScape y World of Warcraft, se encuentra en el medio de una gran controversia que puede que le cueste su relación laboral con Twitch. Un suscriptor anónimo filtró una gran cantidad de conversaciones personales de Jenna en donde podíamos ver varios términos racistas, sexistas y homofóbicos.

La filtración ocurrió casi al final de una de sus transmisiones y Jenna decidió encarar la situación pidiendo disculpas y afirmando que los comentarios tenían una antigüedad considerable por lo que ya no era esa persona. Sin embargo, muchos de estos comentarios podían rastrearse hasta hace un mes, por lo que las críticas no se han hecho esperar.

El historial de Jenna

Todo se debe al historial de Discord en donde la streamer tiene un canal personal para sus suscriptores. Al parecer, la aplicación permite a cualquier invitado revisar las conversaciones existentes del canal, las cuales no se borran a menos que el usuario que haya creado el canal lo haga. Jenna no hizo esto por lo que cualquier suscriptor podía filtrar las conversaciones por comentarios de ella.

Para que la evidencia no tuviera contraargumentos, el anónimo subió un video en donde podemos verlo en en el canal de Jenna filtrando palabras como “Faggot”, “Nigger”, “Retarded” o “Rape”. La situación llegó a un punto crítico cuando el anónimo llevó el video e imágenes al subreddit “Livestream” y se pudo ver que Jenna había escrito estas palabras cientos de veces en los últimos meses.

Rambler Group demanda a Twitch por 2 mil millones de euros

La streamer primero estuvo muy sorprendida y luego pidió disculpas. En ese momento, gran parte de sus viewers empezó a insultarla y algunos comentaron que solo se disculpaba por miedo a perder su empleo, ante esto ella solo respondió que quizá merecía perder su “partnership” con Twitch. Sin embargo, su discurso se contradice bastante entre asumir responsabilidad y señalar a quien filtró sus conversaciones personales.

Conversaciones personales

A todas estas hay que aclarar ese aspecto, estas conversaciones eran privadas y, aunque Discord tenga esta característica que la streamer desconocía, siguen siendo conversaciones que la streamer sostenía con sus amigos y suscriptores más cercanos. También hay que mencionar que algunas frases fuera de contexto y que en tal caso es difícil juzgar a alguien por lo que diga en sus círculos privados.

Ahora mismo se desconoce qué pasará con la streamer pero todo apunta a que perderá su posición de streamer de Twitch, quizá no por sus comentarios sino por su reacción posterior y el gran revuelo que se ha generado.