Lo que se ha mostrado de Doom Eternal ha dejado boquiabiertos a los fans de la legendaria franquicia de disparos, que apunta a revolucionar el género.

Como fue su legado en los años 90, Doom Eternal quiere romper con las barreras de todo lo que puede traer un shooter en primera persona, al ambicionar ser algo más que solo un juego más.

Eso fue lo que demostró Marty Stratton, productor ejecutivo de id Software, en una entrevista para Video Games Chronicle.

“Existe la percepción de que Doom no es más que un shooter de corredores sin sentido. Cierto, tenemos muchas armas, mucho gore y excelente música pesada, pero es la parte de “sin sentido” de la cual buscamos alejarnos. Ese no es el juego que hemos creado”.

Esta percepción fue la principal mácula que Doom de 2016 tuvo cuando fue estrenado. Considerado por la crítica como la versión perfecta del juego que habían creado en los 90, mantuvieron la idea de que Doom es solo una franquicia de gore sin ningún valor artístico o técnico real.

Sid Meier: el padre de la estrategia por turnos

Las decepcionadas palabras de Stratton dejan saber que estas valoraciones “positivas” son en realidad un insulto velado al trabajo realizado, porque en id Software consideran que su trabajo es algo más que solo gore gratuito.

Esto se demuestra en el trabajo impuesto en Doom Eternal, el cual comenta que representa todo lo que de verdad quieren demostrar con esta franquicia.

“Doom Eternal impulsa el uso de combos y contraataques al estilo de juegos de pelea. Entre el caos y la castración, los jugadores entrarían en un estado zen donde podrán realizar combinaciones complejas de movimientos”.

Las demostraciones que se han mostrado en días recientes en redes sociales han mostrado algo de lo que menciona Stratton, al explicar que han llevado al límite de su capacidad de procesamiento a las consolas actuales.

Esto demuestra que Doom Eternal podría quedarse pequeño para PlayStation 4 y Xbox One incluso en sus versiones más potentes, por lo que habrá que esperar al 20 de marzo para ver la veracidad de sus palabras.