Blitzchung es un nombre que vivirá en la historia de los Esports eternamente, una leyenda formada por haber tenido una voz en tiempos difíciles.

Cuando el joven Chung Ng Wai tomó unos lentes de protección y una mascara de gas, declarando la libertad de Hong Kong en medio del stream en vivo de Hearthstone Grandmasters, causó una de las olas más grandes dentro de la industria.

Las consecuencias de estos actos no demoraron en llegar, con Blizzard Entertainment disponiendo de manera brutal de los involucrados en la situación  según su parecer.

¿Cómo llegamos aquí?

Por la presunta violación de las reglas de competición de Hearthstone, Blitzchung fue suspendido de manera inmediata por todo un año, con sus ganancias monetarias siendo confiscadas por la compañía.

Del mismo modo, los casters de la transmisión oficial fueron despedidos inmediatamente, sin ninguna explicación en su caso. Todo esto despertó una oleada de mala publicidad en todas direcciones para Blizzard.

Afirmando que la compañía Activision Blizzard había supeditado todos sus intereses a los criterios de sus accionistas chinos, Tencent y NetEase, se considera que sus acciones tenían dirección política.

Es decir, Blizzard no puede permitir que se den manifestaciones contrarias al gobierno de China porque afectarían sus negocios en el gigante asiático. Hasta la fecha, Blizzard no se ha recuperado.

Sin arrepentimientos

Aunque con el paso de los meses Blitzchung recibió una reducción a su sanción y la restitución de sus ganancias, el todavía suspendido jugador tiene la mente tranquila.

En una extensa entrevista para el canal de YouTube People Make Games, Chung Ng Wai declaró que mantiene su postura en favor de la protesta y que, además, no siente ningún desprecio por Blizzard.

Según explica, la compañía está igual que Hong Kong, en una mala situación pero que nunca podría odiarlos. Sin embargo, Blizzard nunca se comunicó con él para una disculpa o alguna declaración especial.

Blitzchung volverá en pocos meses a competir activamente en Hearthstone, con los ojos del mundo sobre él y el apoyo de millones de simpatizantes. Lamentablemente, los casters siguen sin trabajo.

Escribir un comentario