Cuando de demandas se trata, son innumerables los casos que pueden presentarse en los juzgados, incluyendo los casos más inverosímiles como este sucedido en un tribunal de Estados Unidos, el cual tuvo que emitir un dictamen mediante el cual sentenció que toda prohibición de videojuego de la cual sea objeto un jugador, no es considerada una violación a sus derechos civiles.

El curioso caso se inicio mediante una demanda intentada contra la compañía Jagex y el resto de sus empresas matrices chinas, las cuales habían silenciado al jugador sin un motivo específico durante el desarrollo de un videojuego.

A pesar del silencio en que fue sumergido, este pudo seguir jugando e intercambiando comentarios con otros jugadores pero sin posibilidad de acceder al chat, lo cual fue considerado por el jugador que estaba siendo objeto de un trato desigual, pues había otros participantes en línea que no estaban silenciados.

Un usuario bastante problemático

Esta situación fue considerada por el demandante como una violación a sus derechos constitucionales, situación que un tribunal estadounidenses desestimó al considerar que tal circunstancia no era motivo para calificar al hecho de violación de los derechos civiles del gamer.

Segun el tribunal, los argumentos del jugador se deben contextualizar y no se puede culpar a la empresa Jagex de violar sus derechos civiles al impedirle jugar en la modalidad online algunos de sus títulos favoritos.

El demandante cuyo apellido es Elansari, ha violado más de 10 leyes federales en los últimos 10 años y en 2014 fue arrestado debido a que conducía mientras consumía marihuana frente a una estación de policía. El usuario apeló diciendo que la droga que consumía era medicinal pero esto no fue aprobado por el juez de turno. Lo cierto es que este usuario ha resultado bastante problemático en los últimos años y esta es una prueba más de ello.

Escribir un comentario