Parece que Sony, Microsoft y Nintendo han podido llegar a un acuerdo con el gobierno norteamericano para evitar que toda la mercancía proveniente de china recibiera un 25% de impuestos en Estados Unidos. El presidente de ese país tiene una cruzada particular contra el gobierno de China y con todo el que haga tratos con este, sin embargo, de nuevo sus amenazas, como sucedió con Huawei, fueron noticia de un día.

Sin embargo, todavía aún hay cosas que aclarar y mucho futuro por delante así que empecemos: Donald Trump anuncia su enemistad económica con China al amenazar con castigar a las empresas americanas que hagan tratos con empresas y gobierno chinos. tras varios días de incertidumbre, finalmente el Representante de Comercio de los Estados Unidos propuso que era mejor aplicar una “tarifa” extra a estos tratos para desalentarlos, un impuesto del 25%.

Un impuesto muy dañino

Esto era mucho mejor que prohibir toda relación comercial pero aún así hay muchas industrias que se veían afectadas, incluyendo la del videojuego ya que prácticamente todas las consolas se producen en China y se envían a todo el mundo desde allí. Es por eso que había rumores de que Nintendo buscaba mudarse a Taiwan y Hong Kong, regiones que se encuentran en un gris político ya que el gobierno chino las considera parte de sí, mientras que algunos países como los mismos Estados Unidos les consideran independientes.

'Stranded Deep' regresa en un lanzamiento destinado a consolas

Lo que sucedió al final fue que Nintendo, Sony y Microsoft enviaron una carta representante de Comercio de los Estados Unidos en la que básicamente comentaban que este impuesto dejaría sin un medio para jugar a muchas familias y que las consolas se han convertido en un centro de entretenimiento muy importare para la familia norteamericana.

Se desconoce si las tres grandes compañías de la industria recibieron una respuesta directa pero Polygon comunica que la Asociación de software y entretenimiento les respondió lo siguiente:

“USTR ha suspendido las tarifas de las consolas hasta nuevo aviso. Nos alienta que la Administración suspenda la implementación de tarifas en consolas de videojuegos. Estos aranceles tendrían implicaciones significativas para nuestra industria, que cuenta con un superávit comercial para la economía estadounidense. Los aranceles erosionarán la innovación, disminuirán las oportunidades laborales para los trabajadores estadounidenses y aumentarán los precios para los consumidores “.

Por lo tanto, parece que la idea del impuesto ha ido perdiendo fuerza. Aunque esto es solo para los videojuegos, la misma Polygon comenta que estas tarifas se han mantenido para varios productos como los juegos de mesa y otro tipo de juguetes que se producen con materiales hechos en China. Así que el tema aún no acaba y menos con las elecciones a la vuelta de la esquina, cualquier cosa puede pasar.