Existe un dicho en Estados Unidos, atribuido a Benjamin Franklin: “Nada en este mundo es seguro, excepto la muerte y los impuestos”. Ahora le toca a Fortnite probar esta teoría.

Según un reporte de CNN, el Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos, IRS por sus siglas en inglés, está buscando la manera de cobrar impuestos por los V-Bucks, la moneda interna de Fortnite.

El Battle Royale más famoso del mundo es una de las fuentes más sólidas y enormes de ingresos por micropagos, por lo que la oficina federal norteamericana considera que estos ingresos deben tener “consecuencias”.

La referencia a los V-Bucks estaba presente a la página oficial de la IRS, siendo señalados como ejemplo de monedas virtuales a ser consideradas sujetas a impuestos, al ser parte de intercambios comerciales y representar ingresos para la compañía que es propietaria del juego.

Removidos de la lista

Una reciente actualización en la página oficial de la IRS muestra que los V-Bucks de Fortnite fueron eliminados de la lista de ejemplos, solo dejando a BitCoin como única referencia.

Esto explica que puede dejar implícita su presencia entre los señalados para cobrar impuestos en el futuro cercano. Pero un reporte entra en conflicto con esta idea.

Según Bloomberg, el representante Michael Desmond declaró que la inclusión de la moneda interna de Fortnite ha sido un error de interpretación de parte de la oficina.

Dado que los usuarios de los V-Bucks no pueden hacer intercambios entre ellos de este dinero virtual propiamente, queda descalificado de que se puedan cobrar impuestos desde la oficina. Por lo que Epic Games y los jugadores de Fortnite podrán estar más tranquilos.

Pero todavía no es tiempo de cantar victoria. La industria de los videojuegos sigue caminando en hielo delgado con sus prácticas de monetización y las autoridades están atentas.