Desde Microsoft han decidido contarnos un poco más sobre su nueva consola que llegará a finales de año, no había ningún evento cerca ni nada por el estilo así que han decidido simplemente publicar la nueva información en su blog oficial.

Quien firma al final de la publicación es Phil Spencer, jefe de la división de juegos de Microsoft y la cara más visible de este departamento en eventos importantes, el ejecutivo tiene varios meses con la nueva consola en casa, según él mismo, y ahora podemos confirmar que la Xbox Series X será la consola más potente de la historia, a falta de lo que revele Sony.

El hardware de la serie X

Para empezar, la GPU tendrá una capacidad de rendimiento de hasta 12 teraflops, el doble que la consola más potente de la actualidad, la Xbox One X. Además contará con Ray Tracing y una técnica exclusiva de Microsoft, el Variable Rate Shading. Esta última básicamente consiste en darle prioridad a ciertos objetos o personajes en pantalla para mantener FPS más estables «sin impacto visual en la imagen», según Spencer.

Para poder entregarnos estas funcionalidades, Microsoft usará procesadores y tarjetas gráficas de AMD, Sony hará lo mismo así que ya podemos entender mejor las palabras del CEO de NVIDIA. El procesador será de la arquitectura Zen 2 y la GPU de RDNA 2, por lo que podríamos decir que la Xbox Series X sería un «monstruo» con un ryzen 2600 y una RT 5500 XT, y que ofrecería un rendimiento cercano a estos en una PC.

También se ha confirmado el SSD pero no su capacidad, así como una funcionalidad de reinicio rápido que nos permitirá retomar un juego de manera inmediata luego de que hayamos dejado en suspensión. En este apartado también mencionaron mejoras con la latencia entre control y TV gracias al Dynamic Latency Imput y al HDMI 2.1. Por último, la Xbox Series X tendrá soporte hasta 120 FPS.

Retrocompatibilidad prometida

Los jugadores de Xbox tampoco tendrán que preocuparse por la retrocompatibilidad, la rumoreada funcionalidad se confirma y es mejor de lo que esperábamos. La nueva consola será retrocompatible con Xbox, Xbox 360 y Xbox One, incluyendo los juegos del Xbox Game Pass y todos los accesorios y periféricos de las anteriores consolas. Además, los juegos correrán mejor «sin necesidad de parches», tendrán mejores tiempos de carga y una mejor resolución.

También se ha introducido el programa «Smart Delivery» que básicamente nos facilitará una copia gratis de un juego que ya hayamos comprado para la Xbox One, por ahora solo los títulos de Microsoft Studios pertencerán a este programa, es decir que si comprar Halo Infinite para Xbox One, recibirás una copia gratis en la nueva consola. Spencer afirma que el programa puede usarse con cualquier desarrolladora pero que dependerá de cada estudio si lo permiten o no.

De esta manera, Microsoft vuelve a picar delante de Sony y lo sigue dejando atrás, mientras esperamos anuncios de la empresa de Japón para poder comparar, tanto el hardware como las funcionalidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *