Una de las franquicias más exitosas del mundo de videojuegos es Minecraft. No sólo por sus indices monetarios sino por una influencia que trasciende casi una década.

El pixelado juego de aventuras y construcción marcó a una generación entera de gamers, creciendo con ellos en una aventura de destreza, creatividad e imaginación que, en manos de una mente privilegiada podía ser un gran film.

Lo más interesante, es que parece que Mojang y Warner Bros estaban de acuerdo en darle vida a este proyecto, especialmente con su elección de director, Rob McElhenney.

El popular actor y director, reconocido por su papel como Mac en It’s Always Sunny in Philadelphia, además de ser escritor, fue seleccionado para dirigir este film, dirigido para niños.

En el podcast Happy Sad Confused, McElhenney explicó los detalles de esta fallida producción y los cambios que tuvo que enfrentar, recordando que todavía está frustrado por ello.

La idea

El proyecto que tenía McElhenney con Minecraft era explotar el hecho de que este juego no posee una narrativa lineal y que las posibilidades de crear cualquier historia es infinita, más aún al tratarse de un mundo virtual.

Similar a la idea de The LEGO Movie, donde el mundo está consciente de su propia existencia, la idea era presentar a personas marginadas en el mundo real convertirse en maestros del mundo de Minecraft.

Warner Bros estaba convencida por esta idea, representada por Greg Silverman, quien había dado el visto bueno. Pero en 2016 Silverman dejó la compañía y Toby Emmerich tomó las riendas.

La idea sobre como manejar esta marca cambió completamente, retrasando el proyecto y finalmente descartarlo para entregarlo a otro equipo creativo, dejando a Rob McElhenney fuera de Minecraft.

Así terminó la historia de una producción de 150 millones de dólares de Minecraft. Sin embargo, una historia nueva y muy diferente está en producción y llegará en 2022 de la mano de Peter Sollett. Habrá que esperar si valdrá la pena.

Escribir un comentario