Porque vender algo como la versión más “real” nunca pasa de moda, Insurgency: Sandstorm llegará a PlayStation 4 y Xbox One el 25 de agosto.

Esto lo sitúa a casi dos años después del estreno de la versión de PC de la mano de Focus Home Interactive y New World Interactive, pero que lo coloca en un punto muy interesante en el mercado.

Al tratarse de un estreno formal en lugar de ser una promoción de Xbox Game Pass o PlayStation Now, habla de que tienen una gran confianza de llevar este juego a consolas.

La propuesta de Insurgency: Sandstorm nos conduce a un juego de combate militar a disparos que busca salirse de la norma común impuesta por series como Call of Duty o Battlefield.

En lugar de tener una barra de vida y capacidades de sostener el juego con objetos de sanación, Insurgency apela a una visión real. Con las balas actuando como balas en lugar de hacer daño cuantificable.

En consecuencia, el juego demanda un acercamiento muy táctico en el cual la preparación, disposición, trabajo en conjunto y ejecución sin errores serán la clave para alcanzar el éxito.

Al igual que juegos como Verdun, Insurgency: Sandstorm apela a un tipo específico de fans que buscan un giro más realista y menos arcade que el que ofrecen los FPS más tradicionales en el mercado.

Por otro lado, resulta muy llamativo que se hayan tardado tanto en llegar a consolas, considerando que una gran cantidad de fans de los FPS no estaban del todo satisfechos con lo que ofrecieron Activision y EA en esta generación.

En un mundo dominado por los Battle Royale y juegos progresivamente más arcade, los amantes de la acción táctica realista estaban quedando algo relegados, pero al menos tendrán este título para sanar sus heridas a partir del 25 de agosto de 2020.

Escribir un comentario