El anime ya tiene casi 13 años de existencia ya que primero se estrenó en Japón en julio del 2007, fue una extraña producción en un momento en el que hacer películas y series basadas en videojuegos no era demasiado rentable. Todavía no lo es, pero no podemos negar que Castlevania, Detective Pikachu y la nueva película de Sonic han cambiado un poco el panorama.

Pero para el 2007 no existía nada de esto, los animes de videojuegos no eran una cosa extraña, pero lo normal es que se quedaran en Japón. No fue el caso de Devil May Cry: The Animated Series que con el tiempo, primero en 2010 y luego en 2015, llegó a la televisión norteamericana de mano de Funimation y Chiller TV respectivamente

Primer lanzamiento oficial

A los países hispanohablantes no había llegado de forma oficial, aunque cualquier fan de Devil May Cry o de los videojuegos seguramente ya ha visto la serie por otros medios. La historia gira alrededor de un Dante con problemas financieros y tiene una estructura parecida a tantas otras series en donde cada episodio es un caso distinto al estilo de CSI o La Ley y el Orden, solo que los asesinos no suelen ser humanos.

Eso sí, hay cierta continuidad en los episodios ya que en el primer episodio conoceremos a Patty, un personaje original y exclusivo de la serie que se mantiene en compañía de Dante por el resto de la serie. Esta tampoco es demasiado larga, estamos ante un anime de 12 episodios de poco más de veinte minutos cada uno, así que se puede ver perfectamente un fin de semana.

El director de la serie fue Shin Itagaki, conocido por sus trabajos en el departamento de animación otras series, así como por ser el director de ese departamento en La princesa Mononoke. El guion, por su parte, estuvo a cargo de Bingo Morihashi, un colaborador habitual de Capcom en la escritura de los juegos de Dante y compañía.

Escribir un comentario