Una de las noticias más llamativas del mundo de los Esports es, tristemente, la de la dura sentencia que ha caído sobre la brasileña ShAy.

La exjugadora profesional de Counter Strike: Global Offensive fue sentenciada a 116 años de prisión por más de cien casos de fraude y robo, ofensas de altísima pena en Brasil, según medios como Correio.

Shayene Victorio tuvo entre los años 2013 y 2017 una tienda en línea en la que vendió numerosos bienes que no llegaron a manos de sus compradores, dando pie a multiples demandas.

El estado de Sao Paulo determinó que Victorio formó parte de una organización criminal que conducía una extensa operación de robo y tráfico de bienes robados y, al ser la cara oficial de la compañía, es la señalada del delito.

Es importante resaltar que Victorio no ha sido arrestada ni ha estado bajo custodia policial, dado que según las leyes brasileña, los acusados de crímenes no violentos pueden ser juzgados en libertad y apelar a las sentencias.

El número de años colocados en la sentencia final es lo más llamativo del caso. Con un exceso muy superior al límite de la ley brasileña, que son 30 años de presidio como pena máxima.

https://www.instagram.com/p/B9R1r6cJYY4/?utm_source=ig_web_copy_link

De cualquier manera, ShAy se mantiene activa en redes sociales, anunciando que la responsabilidad de estos delitos recaen en su expareja, quien fue el responsable de la tienda y de sus fraudes y que ella era solo una modelo.

La exjugadora profesional se prepara para enfrentar múltiples apelaciones del caso y poder responder ante la justicia de manera definitiva. Pero en este tipo de casos es muy difícil saber que tan lejos han de llegar las autoridades.

En su carrera en CS:GO, ShAy fue parte de las ligas femeninas de Esports que abundan en Brasil, un mercado local que busca crecer a su manera en el mundo y donde ShAy manuvo récord notable desde 2011 a 2018.

https://www.instagram.com/p/BxbMtjJF3zL/?utm_source=ig_web_copy_link

Escribir un comentario