Los anuncios de Microsoft han dejado muchos preguntas en el aire, aunque el equipo verdinegro sigue intentando aclarar varias dudas mediante su blog y redes sociales. La duda más reciente giraba entorno a las nuevas “Expansion cards” para la Xbox Series X que podrán aumentar el espacio interno de la consola.

Y es que Microsoft sorprendió a todos con las especificaciones de la nueva Xbox ya que la consola tiene 1 TB de almacenamiento con un SSD NVME, es decir con una de las transferencias más rápidas accesibles para el público general. Y por si fuera poco podremos expandirlo al doble con estas pequeñas tarjetas que, aunque parezcan tarjetas SD, en realidad son SSDs especializados y optimizados para la consola.

SSDs optimizados

Por las imágenes podemos inferir que serán más bien pequeñas, más pequeñas que un pulgar de un adulto. Además se insertarán en la parte trasera de la consola para conectarse directamente con el puerto PCI 4.0, así que podemos esperar velocidades de transferencia y de carga genuinamente rápidas, una de las mejores noticias por parte de Microsoft que ahora obliga a Sony a al menos igualar esto.

También hay que mencionar que los puertos UBS 3.2 no son inútiles, también podremos conectar un disco duro externo sin problemas y descargar juegos allí por lo que hay varias opciones, caras y baratas, que incluso nos permiten usar el mismo disco duro que tenemos en la Xbox One actual.

La única duda que queda es el precio y apostamos por uno más bien alto. Los SSDs de 1TB rondan los 100 dólares y suelen irse a los 150 dólares con mejores marcas, los de Microsoft son pequeños y “optimizados” por lo que no creemos que cuesten menos de 150 dólares, además serán la mejor manera de expandir el almacenamiento de la consola por lo que tienen cierto tipo de exclusividad.

Por suerte no creemos que pase demasiado tiempo antes de que revelen el precio de estos accesorios que serán más que necesarios en la próxima generación.

Escribir un comentario