Para muchos, el mando de Xbox es la manera más versatil para poder jugar, y la Xbox Series X apunta a seguir con esta idea.

La reciente presentación oficial de las características de la nueva plataforma de Microsoft abrió las puertas para que podamos indagar y conocer en detalle que se traen entre manos. Hoy presentaron una entrevista oficial sobre las características de su nuevo controlador.

Ryan Whitaker, jefe de diseño de la Xbox Series X, explicó detalles fundamentales sobre esta nueva versión. Haciendo énfasis en crear un sistema más ergonómico y más facil de sujetar por manos de todos los tamaños, el mando apuesta por la inclusividad.

“Mejoras en lo ergonómico para un mayor rango de personas, ideal para manos más pequeñas, mayor y mejor conectividad entre dispositivos, facilidad para compartir datos y reducción en la latencia.”

Redondeando

Uno de los cambios más importantes es el D-Pad. La cruceta de toda la vida da paso a una versión cóncava de la misma, con un espacio más profundo que servirá de “descanso” al dedo pulgar mientras se juega.

La sensibilidad con la que las direcciones se puedan pasar ha sido aumentada, por lo que la respuesta asume que será más rápida. Sin embargo, esta cruceta puede cambiarse por una versión más angulada que ofrece una mayor libertad en movimientos diagonales.

Esta característica dependerá invariablemente del juego al que estemos jugando, por lo que la selectividad y la variedad de opciones siempre serán bienvenidas. Aunque su valor real será puesto a prueba realmente cuando los jugadores lo utilicen.

Además de los detalles expuestos por Whitaker, Microsoft incluyó una serie de fotos de alta resolución de la apariencia final del mando.

En el mismo negro mate que la Xbox Series X, luce mucho más minimalista que sus antecesores, lo cual habla de una intención real de pulir sus errores y hacer a su consola más agradable al ojo.