Si la demo es un indicador, será más probable que Nemesis nos atrape en la versión de Xbox One de Resident Evil 3.

Según reportes de WCCFTech, el performance de la versión de prueba  de este juego es muy pobre para las capacidades de la consola. En una comparación detallada de su framerate existen diferencias sustanciales entre PS4 y Xbox One.

Un video presentado por VG Tech devela estos importantes detalles, junto con explicativas imágenes que dejan muy clara la diferencia entre ambas plataformas en todas sus versiones.

Según el video, la Xbox One es capaz de reproducir en sus más altas definiciones el juego, pero afectando de manera notable su jugabilidad, lo que expone serias deficiencias en la versión.

Xbox One X hace un mejor trabajo, evidentemente, al presentar una base más constante de frames por segundo, pero sin conseguir elevarse mucho más que la PlayStation 4 común y quedando atrás de la PS4 Pro.

Filtración de imágenes de Resident Evil 3 muestra enemigos terroríficos

El esfuerzo de la consola por alcanzar la resolución 4k parece ser la clave de este mal desempeño en términos de frames. Esto es indirectamente una referencia a las palabras de Phil Spencer sobre la Xbox Series X.

La intención del líder de Xbox es la de que esta nueva consola privilegiara los frames por segundo y la fluidez de juego en lugar de optimizar las resoluciones máximas para las pantallas más grandes.

La demo de Resident Evil 3 demuestra que la actual generación de consolas se fijó en hacer lo opuesto que terminaron relegados a un lugar secundario en la competencia con PlayStation 4.

Pero en esta ocasión, la solución queda en manos de Capcom, quienes deben mejorar y optimizar el juego para que esté a la altura de los sistemas en los que se estrenará.

Con más dudas que certezas, la espera por Resident Evil 3 Remake continúa.