El estreno de Final Fantasy VII tiene a los aficionados de PlayStation 4 en un frenesí de pasión, nostalgia y un clásico sentimiento de JRPG.

A falta de pocos días para su llegada, la liberación de copias del juego en acceso anticipado para varios territorios ya ha filtrado mucho contenido en redes sociales. Las imágenes son elocuentes.

En su mayoría son capturas de pantalla que muestran lo definido que está el ambiente en las escenas principales, específicamente la ciudad de Midgar y su intrincado diseño. Para muchos fans, es un sueño hecho realidad.

Pero otro tipo de capturas muestran un peculiar nivel gráfico que no corresponde en nada con el juego ofrecido. Personajes no jugables y escenarios que no están a la altura de un juego de la envergadura de FFVII.

Muchas texturas del juego, al acercarse, demuestran ser de muy baja calidad. Elementos como escombros, paredes, muros, así como decoraciones en el piso se ven muy bien a simple vista, pero todo cambia al acercarse.

La definición no está cerca del mejor nivel de la PS4, causando un desbalance enorme con los elementos que si están al máximo de su capacidad gráfica. Pero se hace peor si se toman en cuenta a NPC que también tienen esta particularidad.

Personas con las que nuestros protagonistas tienen interacción parecieran haber salido de otro juego al estar a su lado, luciendo con definiciones tan bajas que no se puede apartar la mirada.

Críticas iniciales hablan de que esta diferencia hace mucho ruido en el producto final del juego, por lo que advierten a los fans de esta situación. Sin embargo, eso no ha detenido las calificaciones positivas.

Con un acumulado de 87 puntos en Metacritic, los medios que han probado el juego mantienen que es una excelente experiencia y un remake digno de jugarse, aunque existen muchas opiniones encontradas por su puntaje en redes sociales.

Escribir un comentario