La búsqueda de Geralt de Rivia por una doncella de cabello de ceniza con una cicatriz en el rostro es la obra más exitosa de CD Projekt Red.

The Witcher III: Wild Hunt se estrenó en octubre de 2019 para Nintendo Switch, en uno de los ports más comentados de la historia de la consola.

Tras un excelso trabajo de Sabre Interactive para convertir uno de los juegos triple A más representativos de los últimos 5 años en una experiencia adaptable a la Switch, se han cosechado grandes éxitos.

En el reciente comunicado de CD Projekt Red donde celebraron sus logros y declararon sus intenciones a futuro, se develó que en estos 7 meses han continuado los éxitos de su juego más popular.

En parte se debe al impacto que tuvo a finales de 2019 la serie de Netflix The Witcher, que llevó la historia de Geralt de Rivia al mainstream, disparando las ventas del juego nuevamente.

Desglosando la información, se dio a conocer que la versión de Switch vendió más de 700.000 copias, entre físicas y digitales, una cifra nada despreciable para este juego. Aunque hay temas a tener en cuenta.

A pesar del trabajo del port, The Witcher III: Wild Hunt todavía es un juego gigantesco en términos de contenido y gráficas, llevando a la Switch a sus límites de desempeño.

Existen reportes de sobrecalentamiento, ralentización del juego y hasta daños permanentes en la consola producto de sesiones extendidas de The Witcher III. CDPR ha desarrollador parches correctivos para ayudar a estas situaciones, pero son problemas persistentes.

Queda por ver si Nintendo Switch evolucionará como consola (entiendase, una versión más potente) o si adaptarán aún más sus ports para poder tener juegos competitivos, como es la intención con Resident Evil 3 y DOOM Eternal.

Pero lo positivo queda en lo más alto, y los fans decidieron hacerlo de nuevo, el valle de la abundancia lanzó una moneda al brujo una vez más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *