Cuando de películas románticas se trata, una de las más esperadas de 2020 es ‘Nakitai Watashi wa Neko o Kaburu’, la nueva producción de Studio Colorido que pospuso su estreno este lunes.

Programado anteriormente para el 5 de julio, la historia de Miyo y Kento tardará un poco más en llegar a los cines, debido al estado de emergencia que se declaró en Japón hace pocas semanas y que podría extenderse en los próximos días.

En el comunicado que se publicó en la cuenta oficial de Twitter para la obra original de ‘Nakitai Watashi wa Neko o Kaburu’, el equipo de Studio Colorido se disculpó con los fans que esperaban ansiosamente la cinta y aseguró que publicarán la nueva fecha de estreno tan pronto sea decidida.

“Hemos decidido posponer la fecha de lanzamiento considerando la actual situación que ocurre en el mundo debido a la nueva infección por coronavirus.

Nos disculpamos sinceramente con todos los que han estado esperando su estreno.

Los planes futuros de la producción se anunciarán en el sitio web oficial tan pronto como se decidan”.

Combatiendo el COVID-19

El decreto que permitió cerrar salas de cine en todo el país, en aras de reducir los espacios de entretenimiento que incumplen con el distanciamiento social hasta el 6 de mayo ha sido el principal motivo para posponer los estrenos de películas como ‘Princess Principal: Crown Handler‘ y ‘Nakitai Watashi wa Neko o Kaburu’.

Segunda oleada de coronavirus podría afectar las acciones de Nintendo

Aunque la película de Studio Colorido había reafirmado su fecha de estreno hace pocos días, desde el pasado domingo el gobierno de Japón está considerando una extensión del estado de emergencia.

Desde que el mismo fue puesto en práctica, el país del sol naciente ha encontrado una disminución considerable de casos confirmados al día, sumando hasta 400 personas a mediados de abril.

En la actualidad, Japón ha logrado mantenerse en 130 casos al día desde que las nuevas medidas fueron implementadas, con un promedio de 13.421 casos confirmados desde que inició la pandemia pero elevando su número de muertes en 372, con más de 100 incluidas tan solo el pasado fin de semana.

Para un país que había mantenido las pérdidas al mínimo hasta el viernes, y con los casos disminuyendo drásticamente, el gobierno se encuentra ante uno de los momentos más críticos donde la extensión, de ser aprobada, podría significar salvar cientos de vidas en el futuro.