La muy publicitada muestra de gameplays de Xbox Series X de hoy culminó ofreciendo migajas de lo que podrá verse en el futuro.

Inside Xbox se anticipaba como una muestra de juegos de la más alta capacidad y con un nivel que nadie podía conocerse. Tristemente, terminó sabiendo a poco al final del día.

En primer lugar debe dejarse en claro que títulos muy anticipados como Cyberpunk 2077, Battlefield 6 y Elden Ring no asomaron sus cabezas en esta presentación, por lo que el peso del evento recaía en Assassin’s Creed: Valhalla.

No quiere decir que no se presentaron juegos llamativos o interesantes, pero la falta de peso en los nombre resintió todo el evento para muchos espectadores.

Los elegidos

La lista final del evento estuvo compuesta por 13 juegos, muchos de ellos estrenados por primera vez mientras que otros ya eran conocidos y se buscaba saber más de ellos.

Bright: Memory Infinite inició la faena con un tráiler que algunas personas seguramente confundieron con Cyberpunk 2077. Un título en primera persona con una protagonista con brazo cibernético, algo que probablemente no fue accidental.

El juego luce bastante dinámico y sorprende saber que es una creación independiente. Este fue sucedido por el título de carreras Dirt 5, que mostró mucho de su estilo y velocidad, como ya hemos comentado.

Scorn tomó las riendas y nos llevó a un universo de referencias a Aliens y al artista H.R. Giger con un estilo grotesco y brutal, mientras que Chorus nos condujo a una opera espacial con tintes épicos y oscuros.

Damos un salto dramático a NFL Madden 21, presentado por el jugador Patrick Mahomes. Con el anuncio de que adquirir Madden 21 en Xbox One lo hace gratis para Series X, lanzan el primer gran duelo ante los pies de Sony.

El simpático adelanto de Vampire: The Masquerade – Bloodlines 2, junto con las muestras de Call of the Sea y The Medium confirmaron la tendencia más importante del evento: no hubo realmente gameplays.

Caja vacía

Una exhibición de tráilers y adelantos de lo que trae la Xbox Series X a la mesa, así como un adelanto más profundo a Assassin’s Creed: Valhalla, Inside Xbox quedó debiendo lo prometido.

En lugar de este tipo de presentaciones, se esperaba una mirada más profunda a la nueva generación del gaming. Prometieron mostrar videos de como se vería en movimiento, el como se jugaría en esta nueva consola.

Pero resultó ser un festival de tráileres, nada especial dentro de la ya habitual hilera de presentaciones de las compañías de videojuegos. Lo realmente llamativo de este livestream fue lo común que fue en relación con la anticipación que se tuvo al inicio.

Con la Summer Game Fest en camino solo resta preguntarnos, ¿así va a ser siempre?

Escribir un comentario