Con todavía restos de lo que quedó de la transmisión de Inside Xbox del día de ayer, diversas voces hicieron su análisis de lo que dejó el evento.

Entre estas está el veterano analista Michael Pachter, una de las personalidades más controvertidas de este ámbito. Tras el evento, Pachter particpó en un evento especial donde Geoff Keighley fue el anfitrión a través de Periscope.

Acompañado del magnate Peter Moore (ex ejecutivo de Microsoft y hoy CEO del equipo Liverpool FC del fútbol inglés) y Aaron Greenberg (Director de Marketing de Xbox), hablaron de sus impresiones en torno a la consola y a su futuro.

Para el analista, los movimientos de Microsoft han sido precisos y, en vista de como han presentado la consola, asegura que será más económica que la PlayStation 5.

“Microsoft está siendo astuto al esperar por Sony. Por lo que he visto, Sony va a tener que cobrar 500 dólares po su PS5 y Microsoft tendrá un gran balance. Si quieren cortar 100 dólares del precio final, colocarle un precio inferior a su valor y subsidiar su primeros 10 millones, lo harán.

Por eso creo que van a esperar a que Sony muestre sus cartas primero, y revelarán su precio final justo antes de su lanzamiento. Será en las navidades, así que el anuncio va a ser en noviembre, probablemente por 400 dólares. Y los fans tendrán mucho valor por esos 400 dólares”.

Un análisis osado de hacer, especialmente en presencia de un miembro del actual staff de marketing de Microsoft, quien no reveló nada de esta conjetura.

Cierre de Mixer elimina una alternativa para el streaming

Michael Pachter es una figura de cierta infamia dentro del mundo del gaming, con proyecciones bastante exageradas sobre la dirección que tomará la industria que demostraron ser equivocadas.

Desde hace dos generaciones anunció el final de las consolas, al no creer que estas pudieran crecer y hacer que los fans se mantuvieran fieles. Con este tipo de declaraciones, su credibilidad como analista debe ser revisada con atención por quienes le escuchen.

Por otra parte, es muy difícil que la nueva generación del gaming termine valiendo 400 dólares en este punto, en un mundo posterior a la pandemia, predicciones así son cada vez menos creíbles.