Kyoto Animation anunció que sus oficinas y estudios de animación continuarán cerrados durante el transcurso de mayo, debido a la extensión del estado de emergencia en Japón.

A pesar de que el pasado jueves el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, se reunió con varios expertos del sector de la salud y del sector económico para discutir la posibilidad de flexibilizar las medidas aplicadas para combatir el COVID-19, la prefectura de Kyoto quedó por fuera de las nuevas normativas.

Esto se debe a que es una de las zonas más afectadas de Japón al igual que las prefecturas de Tokio, Osaka, Chiba, Saitama, Kanagawa, Hyogo y Hokkaido, que continúan en estado de emergencia hasta el 31 de mayo.

Con 39 de las 47 prefecturas flexibilizando las medidas, el gobierno de Japón espera reactivar la economía y devolverle a los ciudadanos una sensación de normalidad, al permitirles volver a las aulas de clases y oficinas paulatinamente.

En el caso de Kyoto Animation, deberán esperar hasta finales de mayo para conocer la decisión del gobierno sobre el estado de emergencia, pero hasta entonces el estudio mantendrá activo el servicio de atención al cliente para solventar problemas de envíos y solicitud de mercancía de la compañía.

Anteriormente, KyoAni anunció el 10 de abril que pausarían todas sus producciones por un mes en aras de proteger a sus trabajadores, haciendo con esta extensión casi dos meses en que uno de los estudios más reconocidos de Japón se ve obligado a cerrar sus puertas por la pandemia.

Actualmente Japón posee 16.106 habitantes que dieron positivo para COVID-19, 11.093 de ellos ya se encuentran completamente recuperados y desde marzo 724 personas han fallecido a causa de los conocidos síntomas de la enfermedad.

Con una buena base para afrontar el virus, y el estado de emergencia extendiéndose en las ciudades más afectadas, poco a poco Japón se encuentra más cerca de vencer la pandemia.

Escribir un comentario