Fallout 76 es como esa idea que todavía crees que funciona a pesar de que constantemente demuestra que no ha cumplido con las expectativas.

Una publicación reciente de nuevo contenido para la nueva expansión, Wastelanders, que aparentemente ofrece nueva vida a este juego. Además, la hoja de ruta del juego ofece recompensas de tiempo limitado a sus jugadores.

Esto último con el fin de mantener una base de jugadores constante en los servidores del juego y mantener su existencia como una experiencia online que no caduque con el paso del tiempo.

Como su fanaticada es fiel aunque la golpeen todos los días, están dispuestos a aceptar lo que Wastelanders tiene para ofrecer. Sin embargo, protestaron ante la idea de tener que pagar por más DLC o contenido del mercado interno.

Esto llevó a Bethesda a publicar un comunicado en el que dejaban saber que el resto de los contenidos de Fallout 76 en el futuro serán libres de costo.

Por supuesto, no olvidaron mencionar que habrá otros beneficios para los usuarios de su sistema de suscripción Fallout 1st, pero que el contenido de las temporadas del juego es el enfoque principal.

¿Puede Fallout 76 cambiar realmente?

Para muchos aficionados, la crítica “no ha sido justa” con Fallout 76. Fieles como son, se considera que no se le ha dado una oportunidad legítima al juego de mejorar progresivamente con el paso del tiempo.

Es un punto de vista valido, entendiendo que viene de personas que “quieren” que Fallout 76 sea reconocido por ser la experiencia que representa para los aficionados de la serie y su lore de manera directa. Es la respuesta real de un fandom ante la crítica, una vez se perfora a través de las capas de insultos y comentarios negativos.

Sin embargo, la crítica a Fallout 76 destaca por encima de la de títulos como Anthem por ejemplo, al ser expresadas no únicamente contra los méritos del juego en sí mismo sino ante las muchas acciones y actitudes de Bethesda.

De manera resumida, la actitud de la compañía en torno a su creación es la de un optimismo mal actuado frente a la audiencia. No hay admisiones de errores, no hay reconocimientos, no hay reflexiones, todo está bien, es exactamente el juego que queríamos.

Si no hay voluntad de reconocer los errores, de recibir el input real de los jugadores en lugar de hacerse de oídos sordos, entonces Fallout 76 seguirá siendo un fraude.